CARTA A MI PADRE

¡ PADRE, CUANTO TE QUIERO !

Cuanto te he amado,
ya en mi mente se han borrado tus facciones,
 ya casi no te recuerdo, pero en el fondo de mi
corazón ¡ SIEMPRE ESTAS PRESENTE !

¡ Que grande herencia me dejaste !

 Entre blancas nubes
 trato de ver tu rostro, tu sonrisa no la
encuentro, ¡ ni el color de tus ojos !

¡ CASI TODO SE HA
BORRADO !


5 años yo tenia, cuando tu te fuiste al cielo.
 ¡ Ejemplo de grandeza y de virtudes ! EN MI VIDA FUISTE.

Sembraste la semilla de bondad, paso a paso por la vida.
¡ Sin horarios ni medidas tu ayudabas !

¡ No solo amabas a los que éramos hijos de tu sangre !
AMABAS A TODOS LOS NIÑOS DE LAS ESCUELAS DEL PUEBLO
¡ de tu pueblo, de  nuestro pueblo !

Recuerdo cuando se ponían todos en fila para que tu
los vacunaras, cuidabas su salud, te preocupabas por ellos.

¡ COMO SI TODOS FUERAN TUYOS !

¿ Cuantos enfermos tenias ? Yo ya no lo se, pero a ellos les
¡ ENTREGASTE TU VIDA !

Mitigaste dolores y sufrimientos.
¡ En el día, en la noche ! No importaban los valores materiales.
Al que no tenia, lo atendías.

¡ CON EL MISMO AMOR QUE A TODOS !


¡ MI HIJO, DOCTOR ! ¡ CURE A MI HIJO ! 


No hubo cosecha, no ha llovido, la helada estuvo fuerte,
se acabo el maíz y el trigo.

¡ MI HIJO, DOCTOR ! ¡ CURE A MI HIJO !

Tu hijo sanara.

 ¡ Dale estas medicinas !,¡ Ten !...Compra un poco
de comida, ¡ ALIMENTALO BIEN !


¡ Y en Navidad, Padre Mio !,  desfilaban los regalos por el portal de
la casa.

Gallinas, guajolotes, canastas con huevos, cabritos y
garrafas con vinos de la región.

¡ CUANTO TE AMABAN, PADRE !

 Y en esas fechas tan grandes así
te lo demostraban.

¡ Esa era tu gente ! ¡ Eran a los que tu curabas !

Todos agradecidos
criaban a sus animalitos para llevártelos a ti, y tu los recibías y
les hacías sentir, ¡ lo importante de sus obsequios !

¡ El día en que te fuiste para siempre, como lloro tu pueblo, como
lloro tu gente !
¡ LAS CAMPANAS DE LA IGLESIA TOCABAN A DUELO !

 Los niños de las escuelas
 te acompañaron, grandes moños negros por doquier
estaban y las autoridades junto a ti permanecian  en silencio,

¡ TAMBIEN LLORABAN !

Los árboles que tu plantaste
alrededor de la plaza, también estaban tristes. Las hojas no se movian, no se escuchaba ningun ruido, solo las campanas de la Iglesia, tocaban a duelo

PARA DESPEDIRTE


¡ Que mañana tan nublada !

¡ Las campanas de la Iglesia tocaban a
duelo ! y ¡ tu gente te lloraba !
Yo sentada en un columpio en la casa de mis Abuelitos todo esto
lo escuchaba.

 
¡ PERO ERA UNA NIÑA !

 No me permitieron verte, nunca mas yo te
vería, ya no podría esperarte sentadita en la banqueta para que tu
me cargaras,  cuando a la casa por la tarde llegabas.

¡ PERO TU PUEBLO, TE EXTRAÑO !

Y un buen día llegaron junto a mi Madre,
¡ QUE NUNCA LA CONSOLO NADA !

 A pedir su autorización para 
¡ ponerle a una plaza tu nombre ! y ¡ un monumento para honrarte ! Tu -
pueblo, tu gente,  a los que tu ayudabas, a los que tu amabas.

¡ Tantos años han pasado, y con amor y respeto te cuidan !
Cuando te pusieron en el pedestal, en el centro de la plaza que tu
nombre lleva, como recuerdo a mi Madre, volteo muy orgullosa a
verte y me dijo.

" ¡ Hijita, por Dios !...¡ Tu Padre era mas guapo ! "

¡ PADRE MIO !, AHI ESTARAS POR SIEMPRE
.

¡ En tu pueblo, con tu gente !
¡ Que herencia tan grande me dejaste !
Nunca podré superarte.

Pero en mi mente yo guardo tu amor,
que como manantial copioso ¡ Baña mi vida con tu ejemplo ! ¡ Con tu
bondad ! ¡ Con tu grandeza !

YA MI MADRE ESTA CONTIGO.

¡ Ahí, juntito a ti ! ¡ Ya no llorara mas !
Ahí permanecerá, con el amor de su vida por toda la eternidad.


¡ Padre, que herencia tan grande me dejaste !

 Gracias.
PADRE, ¡ BENDITO SEAS !


©Guadalupe Amanda Rodríguez G.

Junio 16 del 2002