Para Amanda.


LA MAS PEQUEÑA DE MIS NIETAS.



Bonito nombre, tu nombre
Amanda te llamaran.

El nombre de tu Abuelita,
¡ Ese nombre, te pondrán !

En el vientre de tu Madre
tu primera foto vi
ocupando ya tu espacio.

¡ COMO BRILLANTE RUBI !

¡ Que orgullosa estoy mi niña ! ,
que mi nombre llevaras.
Dios bendiga tu camino
y tus pasos al andar.

Antes de tiempo naciste,
porque así lo quiso Dios,
librando todas las pruebas,
¡ Que te dio, nuestro Señor !

Dos kilitos fue tu peso,
al nacer mi querubín,
y cuarenta era tu largo,
¡ si en centímetros medí !

Grandes mis penas fueron,
hasta verte yo nacer,
pues temía por tu vida,
y por tu Mami,...también.

Ocho meses fue la espera,
triple era mi dolor,
la alegría de tus Padres,
de pronto desapareció.

Tu Mami... mi hija es.
De conocerla me jacto,
su risa ha sido mi luz,
ahuyentando, mis quebrantos.

En su carita triste,
la risa se esfumo.


Angustiada por tu vida,
¡ Y yo, por la de las dos !

Grandes mis penas fueron,
no se describen, ¡ Señor !
No hay palabras suficientes,
¡ En mi léxico, mi Dios !

Muy lejos de ti, yo estaba,
cuando naciste, mi amor.

Las estrellas no brillaban,
no había, ni luz, ni sol.

Tus Padres te recibieron,
con valentía sin par,
envolviéndote con lazos,
¡ De amor y seguridad !

Cuando en mis brazos te tuve,
y te arrulle con amor
sonreíste,...¡ niña mía !

¡ Aliviando, mi dolor !

12 días de nacida,
apenas tenias mi amor,
y eras fuerte, fuerte, fuerte.
¡ Como un rosal, en flor !

¡ Cuanto amor ya te rodeaba,
desde antes de nacer !
En los brazos de la Virgen...


¡ Y del niño Dios también !

Ahora estas con nosotros,
tus Padres te cuidaran.
Como cuide yo a tu Madre,

¡ Hasta entregarla a Papa !

Lejos de ti me encuentro,
y no te veré crecer,
pero recuerda mi niña,

¡ Que te quiero yo también !

El amor de las Abuelas,
dicen que doble es,
para ti y para tus Padres,
por siempre mi dulce, bien.

“ Gloria a Dios en las alturas,
y paz en la tierra,
a los hombres de buena voluntad “ .

" Así decía mi Padre " .

Mi Madre me lo enseño,
yo nunca lo he olvidado,

¡ Porque alabo, siempre a Dios !

Alábalo tu mi niña,
cuando crezcas y veras,...que nunca te falta nada,
porque en El encontraras,
todo el amor de la vida,...¡ Y también del mas allá !

Allá estaré con mis Padres.
cuidándote con esmero,
a ti y a todos mis hijos,
pues Dios me los dio con celo,
para adorarlos por siempre,

¡ En la tierra, y en el cielo !


Tu Abuelita.
Amanda

©
Guadalupe Amanda Rodríguez G.
Septiembre del 2001.