PARA BRANDON, MI NIETO.

LA DICHA DE LA INOCENCIA.


Mami, Papi, ya hice mi carta a Santa Claus.
Quiero ir a verlo para entregársela
¡ No se me olvido nada !



Llego la fecha tan esperada,
la tensión y el miedo a sus mentiras dichas,
¡ cuanta inocencia en su cara !
Te has portado bien?
¡ Si !
Nunca me porto mal.



Sus manitas presionadas
para no ser descubierto.
Y en sus tiernos ojos, la esperanza,
para ver cumplidos los anhelos
que bullen en su corazón.



Ya estoy con Santa Claus
que no se me olvide nada,
deteniendo su mirada en el cajón
de los juguetes, y asustado
por aquellos que dejo tirados en el rincón.


Que no se me olvide nada,
porque aquí esta Santa Claus
y su risa cristalina
mueca alegre dibujada
¡ entre miedo e ilusión !




Te quiere mucho tu Abuelita.
Diciembre del 2001.