AMOR

 

Una manera segura de identificar si el amor

que compartes es genuino, 

es medir y observar, dentro de ti, el grado de

 felicidad y bienestar que te produce.

 Si esa

relación te enriquece y te sirve para mejorar

 y crecer, es una buena relación.

 Si por el

contrario sólo te ocasiona disgustos,

malestar incomodidad o humillaciones,

 debes considerar objetivamente la

 posibilidad de cambiarla o concluirla.

 

 

 

¿

 

EL AMOR Y EL KARMA

 

 

 

El amor es la fuerza más poderosa del universo.

 Ni siquiera el tiempo, el

 
 
 

nacimiento, la muerte pueden destruir los lazos del amor.

 La separación

física de los seres queridos es transitoria, la comunicación siempre

continúa en otros niveles.

 Aquellas personas que se conocieron y amaron en

el pasado reencarnan en el futuro.

 Aunque no recuerden sucesos de sus vidas

pasadas se sentirán fuertemente atraídos el uno al otro.

 En cada nueva

reencarnación el amor se profundiza y poco a poco va creciendo para ser cada

vez menos egoísta, más desinteresado hasta que después de muchas, muchas

vidas, es perfecto.

 Generalmente las personas con las cuales uno se

relaciona en esta vida han estado muy cerca de nosotros en vidas anteriores.

Las relaciones pudieron haber sigo de padre a hijo, esposo a esposa, amigos

íntimos, parientes, etc.

 El sexo no importa, pero cuando en esta vida uno

está muy enamorado de alguien y el amor perdura y tiene características

singulares lo más probable es que hayan estado juntos en el pasado, en otras

vidas anteriores.

 

 

 

LA REENCARNACION

Y EL AMOR 

 

 
 
 

Generalmente reencarnamos

para estar juntos

 con quienes debemos estar.

 La

reencarnación es un hecho,

 pero no tratemos

de buscarle

la lógica humana...

antiguamente se pensaba que la

Tierra era plana

 porque los hombres de

ciencia de la época

de Cristóbal Colón

 decían que no era

 lógico que la

Tierra fuera redonda porque

 los que estaban

 abajo se iban a caer... por

supuesto,

 no se conocía la Ley de

la Gravedad.

 Asimismo tenemos las

ilusiones ópticas

 que nos están engañando

 constantemene.

 

 Pero es más, la

reencarnación,

además de ser un proceso

espiritual

 que siempre se ha creído

en todas las grandes

 religiones

y filosofías

(los antiguos egipcios, los

filósofos griegos,

 los budistas, hinduistas,

teósofos, inclusive los

cristianos ya que hasta

 el siglo III

 de Nuestra Era los cristianos

 creían en

la Reencarnación, pero cuando

 la Iglesia

se hizo oficial en Roma se

promulgaron nuevas bulas

 papales

 condenándola porque el poder

religioso de

esa época

 pensaba que si se creía

 en la Reencarnación

entonces iban a perder

el poder que tenía

la Iglesia de ser

la única que podía perdonar

pecados y

asustar a todos con

 un infierno eterno.

La reencarnación

 es la única medida

que nos da del Amor Divino

 y nos ayuda a

entender por qué una persona

nace con ciertas condiciones

y otras no... si

hubiera una sola

oportunidad en la

eternidad esto habría

 sido demasiado

injusto.

 Además, la misma ley física

nos enseña que la materia ni

 se crea ni

se destruye, solamente

 se transforma

 y cuando lanzamos una piedra a

 un lago

se forman ondas en la

superficie del agua,

 las ondas son el efecto, la

piedra que arrojamos la causa,

 pero esa piedra a su vez es

el efecto de un

volcán que la produjo

 en el centro

 de la Tierra y así

sucesivamente.

              

SAN VALENTIN

 

Patrono de enamorados

 

 

San Valentín,

 por lo que sabemos,

 fue un

 sacerdote romano

martirizado en el

 siglo III por orden del

emperador Claudio.

 

 

Su sepultura estuvo

 en la vía Flaminia,

que es donde fue

decapitado, pero

los restos, pasados

 los siglos, acabaron

 por ser trasladados

 a la iglesia de

Santa Praxedes.

 

 

 

Ahora bien,

 ¿por qué es el patrono

de los enamorados?

 

 

Puede ser porque

su festividad, el

 14 de febrero, es

anticipo primaveral

 y sentimental.

 

 

También existe

una leyenda bien

 simpática.

 

 

 

Se cuenta que,

 en su celo por cuidar

 de la pureza

de los jóvenes,

acostumbraba a regalar

 una flor a los

novios que veía

 pasar junto a su casa.

 

 

Tal flor procedente

 de su jardín

era un símbolo

 de la castidad.

 

 

Luego se corrió

la voz de que quienes

 habían sido obsequiados

 por Valentín

 se casaban pronto

y eran muy felices,

 con lo que cada vez

 eran más las parejas

 que se dejaban caer

 por la casa del

 sacerdote a la búsqueda

 del obsequio.

 

 

Acabó por tener

que fijar un día

 para ese regalo:

 el 14 de febrero.

 

 

 Para esa fecha ya debía

florecer su jardín.

                                                 

 

 

La química del amor 


Francisco Muñoz de la Peña Castrillo, IES Carolina Coronado, Almendralejo

Con este artículo pretendo ofrecer en un tono divertido y ameno una visión fundamentalmente química de algo tan sencillo como maravilloso que nos ocurre a todos alguna vez en la vida: ¡Enamorarnos

Los poetas nos han deleitado cantando al más maravilloso de los sentimientos desde todos los ángulos y con infinitos matices, pero los químicos también tenemos cosas que decir al respecto, quizás menos seductoras pero no por ello menos importantes.

¿Por qué nos enamoramos de una determinada persona y no de otra? Innumerables investigaciones psicológicas demuestran lo decisivo de los recuerdos infantiles -conscientes e inconscientes-. La llamada teoría de la correspondencia puede resumirse en la frase: "cada cual busca la pareja que cree merecer".

Parece ser que antes de que una persona se fije en otra ya ha construido un mapa mental, un molde completo de circuitos cerebrales que determinan lo que le hará enamorarse de una persona y no de otra. El sexólogo John Money considera que los niños desarrollan esos mapas entre los 5 y 8 años de edad como resultado de asociaciones con miembros de su familia, con amigos, con experiencias y hechos fortuitos. Así pues antes de que el verdadero amor llame a nuestra puerta el sujeto ya ha elaborado los rasgos esenciales de la persona ideal a quien amar.

La química del amor es una expresión acertada. En la cascada de reacciones emocionales hay electricidad (descargas neuronales) y hay química (hormonas y otras sustancias que participan). Ellas son las que hacen que una pasión amorosa descontrole nuestra vida y ellas son las que explican buena parte de los signos del enamoramiento.

Cuando encontramos a la persona deseada se dispara la señal de alarma, nuestro organismo entra entonces en ebullición. A través del sistema nervioso el hipotálamo envía mensajes a las diferentes glándulas del cuerpo ordenando a las glándulas suprarrenales que aumenten inmediatamente la producción de adrenalina y noradrenalina (neurotransmisores que comunican entre sí a las células nerviosas).

Sus efectos se hacen notar al instante:

  • El corazón late más deprisa (130 pulsaciones por minuto).
  • La presión arterial sistólica (lo que conocemos como máxima) sube. 
  • Se liberan grasas y azúcares para aumentar la capacidad muscular.
  • Se generan más glóbulos rojos a fin de mejorar el transporte de oxígeno por la corriente sanguínea.

Hay dos cosas que el hombre no puede ocultar: que está borracho y que está enamorado
Antífanes -388-311 a. C.-, comediógrafo griego

Los síntomas del enamoramiento que muchas personas hemos percibido alguna vez, si hemos sido afortunados, son el resultado de complejas reacciones químicas del organismo que nos hacen a todos sentir aproximadamente lo mismo, aunque a nuestro amor lo sintamos como único en el mundo.

Ese estado de "imbecilidad transitoria", en palabras de Ortega y Gasset, no se puede mantener bioquímicamente por mucho tiempo.

No hay duda: el amor es una enfermedad. Tiene su propio rosario de pensamientos obsesivos y su propio ámbito de acción. Si en la cirrosis es el hígado, los padecimientos y goces del amor se esconden, irónicamente, en esa ingente telaraña de nudos y filamentos que llamamos sistema nervioso autónomo. En ese sistema, todo es impulso y oleaje químico. Aquí se asientan el miedo, el orgullo, los celos, el ardor y, por supuesto, el enamoramiento. A través de nervios microscópicos, los impulsos se transmiten a todos los capilares, folículos pilosos y glándulas sudoríparas del cuerpo. El suave músculo intestinal, las glándulas lacrimales, la vejiga y los genitales, el organismo entero está sometido al bombardeo que parte de este arco vibrante de nudos y cuerdas. Las órdenes se suceden a velocidades de vértigo: ¡constricción!, ¡dilatación!, ¡secreción!, ¡erección! Todo es urgente, efervescente, impelente... Aquí no manda el intelecto ni la fuerza de voluntad. Es el reino del siento-luego-existo, de la carne, las atracciones y repulsiones primarias..., el territorio donde la razón es una intrusa.

Hace apenas 13 años que se planteó el estudio del amor como un proceso bioquímico que se inicia en la corteza cerebral, pasa a las neuronas y de allí al sistema endocrino, dando lugar a respuestas fisiológicas intensas.

El verdadero enamoramiento parece ser que sobreviene cuando se produce en el cerebro la FENILETILAMINA, compuesto orgánico de la familia de las anfetaminas.

Al inundarse el cerebro de esta sustancia, éste responde mediante la secreción de dopamina (neurotransmisor responsable de los mecanismos de refuerzo del cerebro, es decir, de la capacidad de desear algo y de repetir un comportamiento que proporciona placer), norepinefrina y oxiticina (además de estimular las contracciones uterinas para el parto y hacer brotar la leche, parece ser además un mensajero químico del deseo sexual), y comienza el trabajo de los neurotransmisores que dan lugar a los arrebatos sentimentales, en síntesis: se está enamorado. Estos compuestos combinados hacen que los enamorados puedan permanecer horas haciendo el amor y noches enteras conversando, sin sensación alguna de cansancio o sueño.

El affair de la feniletilamina con el amor se inició con la teoría propuesta por los médicos Donald F. Klein y Michael Lebowitz del Instituto Psiquiátrico de Nueva York, que sugirieron que el cerebro de una persona enamorada contenía grandes cantidades de feniletilamina y que sería la responsable de las sensaciones y modificaciones fisiológicas que experimentamos cuando estamos enamorados.

 

Sospecharon de su existencia mientras realizaban un estudio con pacientes aquejados "de mal de amor", una depresión psíquica causada por una desilusión amorosa. Les llamó la atención la compulsiva tendencia de estas personas a devorar grandes cantidades de chocolate, un alimento especialmente rico en feniletilamina por lo que dedujeron que su adicción debía ser una especie de automedicación para combatir el síndrome de abstinencia causado por la falta de esa sustancia. Según su hipótesis el, por ellos llamado, centro de placer del cerebro comienza a producir feniletilamina a gran escala y así es como perdemos la cabeza, vemos el mundo de color de rosa y nos sentimos flotando.

    Es decir LAS ANFETAMINAS NATURALES TE PONEN A CIEN.

El 50% de las mujeres entrevistadas para el libro Por qué necesitan las mujeres del chocolate confesó que elegiría el chocolate antes que el sexo. Hay quienes al chocolate lo llaman EL PROZAC VEGETAL.

En una de las aventuras de Charlie Brown se puede leer "una buena manera de olvidar una historia de amor es comerse un buen pudin de chocolate"

Su actividad perdura de 2 a 3 años, incluso a veces más, pero al final la atracción bioquímica decae. La fase de atracción no dura para siempre. La pareja, entonces, se encuentra ante una dicotomía: separarse o habituarse a manifestaciones más tibias de amor -compañerismo, afecto y tolerancia-. Dos citas muy interesantes son:

El amor es como la salsa mayonesa: cuando se corta, hay que tirarlo y
empezar otro nuevo.

Enrique Jardiel Poncela.

El amor es como Don Quijote: cuando recobra el juicio es para morir.
Jacinto Benavente

 

Con el tiempo el organismo se va haciendo resistente a los efectos de estas sustancias y toda la locura de la pasión se desvanece gradualmente, la fase de atracción no dura para siempre y comienza entonces una segunda fase que podemos denominar de pertenencia dando paso a un amor más sosegado. Se trata de un sentimiento de seguridad, comodidad y paz. Dicho estado está asociado a otra DUCHA QUÍMICA. En este caso son las endorfinas -compuestos químicos naturales de estructura similar a la de la morfina y otros opiáceos- los que confieren la sensación común de seguridad comenzando una nueva etapa, la del apego. Por ello se sufre tanto al perder al ser querido, dejamos de recibir la dosis diaria de narcóticos.

 

Para conservar la pareja es necesario buscar mecanismos socioculturales (grata convivencia, costumbre, intereses mutuos, etc.), hemos de luchar por que el proceso deje de ser solo químico. Si no se han establecido ligazones de intereses comunes y empatía, la pareja, tras la bajada de FEA, se sentirá cada vez menos enamorada y por ahí llegará la insatisfacción, la frustración, separación e incluso el odio.

Parece que tienen mayor poder estimulante los sentimientos y las emociones que las simples substancias por sí mismas, aquellos sí que pueden activar la alquimia y no al sentido contrario.

Un estudio alemán ha analizado las consecuencias del beso matutino, ése que se dan los cónyuges al despedirse cuando se van a trabajar. Los hombres que besan a sus esposas por la mañana pierden menos días de trabajo por enfermedad, tienen menos accidentes de tráfico, ganan de un 20% a un 30% más y viven unos ¡cinco años más! Para Arthur Sazbo, uno de los científicos autores del estudio, la explicación es sencilla: "Los que salen de casa dando un beso empiezan el día con una actitud más positiva".

 

Es cierto, no podemos negarlo, es un hecho científico que existe una química interna que se relaciona con nuestras emociones y sentimientos, con nuestro comportamiento, ya que hasta el más sublime está conectado a la producción de alguna hormona.

No hay una causa y un efecto en la conducta sexual, sino eventos físicos, químicos, psíquicos, afectivos y comunicacionales que se conectan de algún modo, que interactúan y se afectan unos a otros.

Existe, sí, una alquimia sexual, pero se relaciona íntimamente con los significados que le damos a los estímulos, y éstos con el poder que les ha concedido una cultura que, a su vez, serán interpretados por cada uno que los vive de acuerdo con sus recursos personales y su historia. Esperemos que estos estudios en un futuro nos conduzcan a descubrir aplicaciones farmacológicas para aliviar las penas de amor.

Espero que una vez leído este artículo no le digáis a vuestra pareja después de hacer el amor: "he tenido una sensación sumamente agradable producto del aumento de testosterona y la disminución consiguiente de serotonina", entre otras cosas porque os estrangularía.

Para terminar otras interesantes citas:

Dicen que el hombre no es hombre mientras no oye su nombre
de labios de una mujer.
Antonio Machado

El amor es ciego, el matrimonio le devuelve la vista.

ARTICULO EXTRAIDO

DEL RINCON DE LA CIENCIA.

 
Hechizo de Amor con la  Luna Nueva.
 
 
 
Debera de hacerse el dia anterior a que
nazca la luna, de las 0 horas hasta
las 11 de la noche.
 
 
Materiales que se necesitaran en
El Hechizo de Amor.
 
 
 
Bien, vamos a comprar una planta
{ que sea de interiores },
ya que debera de estar en su recamara o en cualquier otro lugar ....nunca usen ninguna que haya estado en la casa por mas de 72 horas,
de preferencia adquieranla un dia antes de hacer su hechizo.
 
Necesitaremos una Maceta en donde vayan a transplantar la planta, que es
la que con su raiz le va a dar vida a su hechizo.
 
Un costalito de tierra para macetas,
 { NUEVO }.
 
Una manzana roja,
la mas bonita que este en la tienda.
 
2 Ciruelas pasas,
pueden comprar de las que vienen en bolsa.
 
1 Higo,
ahorita es temporada de ese fruto, pero si no encontraran frescos,
    tambien lo pueden comprar en el supermercado, de los que vienen      empacados al igual que las ciruelas.
 
3 Monedas,
de la denominacion que quieran, pero las deberan de haber traido en su bolso por mas de 48 horas.
 
Los que tengan pareja necesitaran
 
3 cabellos de su pareja
 
y un montoncito mas.
 
Si no quieren que su pareja sepa que van a tomar sus cabellos, pueden to
marlos del cepillo con que se peina.
 
Asi que a recoger todos los cabellitos que podamos porque los vamos a necesitar.
 
Cabello de ustedes,
o sea de la persona que va a hacer el hechizo.
 
Un vaso de vidrio liso,
 un poquito de azucar, incienzos del aromatizante que mas les guste, de preferencia usen de patchuli o sandalo y una vela alta blanca.
 
Y tambien van a necesitar algo muy importante.... mucho, amor para hacer su hechizo.
 

Antes que comiences a hacer tu hechizo

deberas de exorcizar el ambiente para que
este lo mas puro posible.
 
 
En un vasito de vidrio liso pones azucar tres cuartas partes, una vela alta blanca, y tres inciensos.
 
 
La vela quedara adentro del azucar, la enciendes con un cerillo, siempre diciendo en el nombre de Dios Padre, en el nombre de Dios Hijo y en el nombre de El Espiritu Santo, amen.
 
 
Cuando ya este encendida, de esa llama encenderas tus tres inciensos que enterraras en el azucar.
 
 
Esto lo haces unos minutos antes de comenzar a elaborar tu hechizo.
 
 
Deberas estar sin zapatos, para que tomes la energia que nos da la Madre Tierra.
 
 
Puedes poner tus piecitos en un tapete si el piso estuviera muy frio.
 
 
Aunque vayas a trabajar con tierra, deberas de lavarte muy bien las manos con agua y javon.
 
 
En la maceta nueva,
vas a poner una capa suficiente de tierra....todo lo deberas de hacer con tus manos, no puedes usar ningun recipiente, se necesita tu energia en cada uno de los elementos.
 
 
Sacas la planta de la maceta con mucho cuidado y la colocas sobre la tierra cargada hacia el lado izquierdo.
 
 
En el lado derecho de la planta vas a poner la manzana roja, que quede juntito a la raiz de la planta.
 
 
En seguida vas a poner junto a la planta y la manzana la primer ciruela, dejas un espacio, y en seguida pondras la segunda ciruela, pegadita a la manzana, asi haras para poner la tercer ciruela, y finalmente en el costado de la manzana pondras el higo.
 
 
Si tienes pareja vas a amarrar un cabello tuyo y otro de tu pareja con un nudo, y este amarre se pone arriba de la manzana.
 
 
Haces un segundo amarre de otro cabello de tu pareja y otro tuyo, y lo pones en cruz sobre el primero.
 
 
Y finalmente se hace un tercer amarre igual que los anteriores y se pondra sobre ellos.
 
 
Finalmente juntas un montoncito de cabellos de tu pareja y otro montoncito tuyo y los vas a revolver muy bien.
 
 
Si no los revuelves con tus deditos, estos quedarian separados y esa no es la intencion, ....debes de revolverlos,
y ya revueltos los pondras sobre los amarres.
 
 
Cuando ya tienes todo hecho, vas a poner con tus manos la tierra encima de tu hechizo, o sea arriba de la planta, la manzana, las ciruelas el higo y el cabello.
 
 
Le pones la tierra que sea necesaria para que quede perfectamente cubierto tu hechizo.
 
 
Con tus manos vas a tomar agua fria de la llave para irla regando, hasta que quede totalmente mojada la tierra.
 
 
Finalmente con las monedas triangularas el hechizo.
 
 
Entierras una moneda arriba en el centro
otra del lado izquierdo de la planta, y la ultima en el extremo derecho de la maceta.
 
 
Las monedas se entierran paradas, no acostadas.
Esto se hace para que el amor este rodeado tambien de dinero.
 
 
Observacion.
 
 
Todos los frutos que forman parte de tu hechizo antes de ponerlos en la tierra, frotalos con tus manitas invocando la felicidad y el amor que deseas.
 
 
Cuando la persona que hace el hechizo no tiene pareja, hara todo como se indica, solamente no hara los amarres de los cabellos, pero pondra un montoncito de pelo de ella sobre la manzana.
 
 
Puedes cortar tu pelo de las puntas para que no se note.
 
 
 
Cualquier duda al respecto, la espero, con gusto la contestare.
 
 
 
Felicidades ahora y siempre.
 
 
 
Helioyvi.
 
 
 
 
RITUAL DE AMOR EN LA NOCHE DE SAN JUAN.

Si quieres que una persona muy especial para ti esté a tu lado y, además, sea tu  destino estar juntos y felices, haz este Ritual de Magia en la noche única y especial de San Juan para conseguir tu deseo.

Necesitas:
- Dos velas altas rojas.
- Un corazón de papel.
- Canela.
- Un lapiz marcador rojo.
...
¿Cómo hacer el Ritual?
A las 00:00 de la noche del 23 al 24 de Junio haz un corazón de papel y escribe con un rotulador rojo el nombre de la persona que amas y el tuyo juntos (si no te gusta nadie en concreto escribe: la persona que me haga feliz).

Enciende dos velas rojas, una de las velas la revuelcas en la canela
y coloca el papel al lado de la vela con canela.
Enciende las velas con cerillos de madera y di las siguientes palabras:

"Que la magia del amor y la felicidad me una a la vida de (nombre de tu amor, sino lo conoces pronuncia: de alguien especial) para ser felices y gozar de la plenitud de sentimientos. Deseo una relación estable y duradera si ello es para nuestro bien y para el bien del universo".

Cuando se hayan consumido las velas guarda el papel cerca de tu cama hasta que encuentres el amor.