Primer chakra

 

Base de la columna

 

El primer chakra se encarga de equilibrar y proteger  el órgano de excreción; órganos sexuales; plexo pélvico; matriz; próstata; nuestras glándulas suprarrenales, el intestino grueso, columna vertebral, uñas, cabellos, conducto del esperma, los pies, las piernas, los huesos, el inconsciente y el cuerpo físico. En él se desenvuelven las necesidades de la supervivencia, la aceptación de la vida en éste planeta Tierra, la existencia física, la predisposición de actuar armónicamente con la energía y la vida tanto global como individual.  

 

La piedra debe colocarse sobre la ingle izquierda.

 

Es aconsejable que este ejercicio se haga acostado en el suelo sobre una manta, alfombra, esterilla  o toalla, los brazos  extendidos a lo largo del cuerpo con las palmas de las manos mirando hacia arriba  y si es posible poner un fondo de música relajante, quemando  una varilla de incienso al mismo tiempo.

Las piedras con las que se puede trabajar este chakra son:

 

 -Calcita   -Calcopirita   -Crisoprasa   -Cuarzo amatista -Diamante   -Granate   -Jaspe rojo   -Ónix   -Perla   -Siderita   -Sodalita

 

 

Segundo chakra

 

 

Bajo abdomen

 

El segundo chakra se encarga de equilibrar el hígado, canales urinarios, útero, muslos y brazos. 

 

Se ocupa también del buen funcionamiento de la matriz , los genitals, esperma, vejiga, sistema circulatorio, riñones, próstata y ovarios. Regula la digestión (jugos gástricos) y el sistema urinario.

 

El segundo chakra se encarga de equilibrar el hígado, canales urinarios, útero, muslos y brazos. 

 

 

 

El segundo chakra se encarga de equilibrar el hígado, canales urinarios, útero, muslos y brazos. 

 

 

 

El segundo chakra se encarga de equilibrar el hígado, canales urinarios, útero, muslos y brazos. 

 

 

Cuando éste chakra está abierto, protege al cuerpo contra la rigidez de la espalda a nivel abdominal, y de las dolencias en la vejiga, los riñones, la matriz y previene la frigidez. Nos da seguridad, delicadeza, satisfacción creatividad y tranquilidad cuando hacemos uso de la energía sexual. Potencia nuestra auto-estima y nos libera del entumecimiento o frialdad de los sentimientos sexuales.

 

El segundo chakra se encarga de equilibrar el hígado, canales urinarios, útero, muslos y brazos. 

 

 

La piedra debe colocarse dos dedos por debajo del ombligo.

Es aconsejable que este ejercicio se haga acostado en el suelo sobre una manta, alfombra, esterilla  o toalla, los brazos  extendidos a lo largo del cuerpo con las palmas de las manos mirando hacia arriba  y si es posible poner un fondo de música relajante, quemando  una varilla de incienso al mismo tiempo.

El segundo chakra se encarga de equilibrar el hígado, canales urinarios, útero, muslos y brazos. 

 

 

Las piedras con las que se puede trabajar este chakra son:

 -Ágata musgosa   -Ágata fuego   -Aguamarina   -Alejandrita

-Amazonita   -Aventurina   -Celestina   -Cuarzo blanco   -Cuarzo amatista

-Jade   -Malaquita   -Rodonita   -Turmalina

 

 

El segundo chakra se encarga de equilibrar el hígado, canales urinarios, útero, muslos y brazos. 
 

 

 

 

 

Tercer chakra

 

 

Plexo solar

 

 
El tercer chakra se encarga de equilibrar los intestinos, estómago, bazo, hígado, rodillas y codos.

 

Este chakra está ocupado también de enviar energía a nuestro sistema nervioso vegetativo, bazo, vesícula biliar, glándulas suprarrenales y músculos. Se ocupa también de prevenirnos de la diabetes y las úlceras.

 

Este chakra se encarga además de nuestra relación activa con todo lo que nos rodea en el mundo físico; desde él se gobierna nuestra energía emocional, nuestra ira, nuestra alegría, nuestra simpatía o antipatía, nuestras relaciones interpersonales y nuestra capacidad de establecer vínculos emocionales. En él se asienta nuestra personalidad, nuestra fuerza personal, nuestras aspiraciones, nuestro rendimiento y nuestra voluntad y poder.

 

La piedra debe colocarse sobre el ombligo.

 

Es aconsejable que este ejercicio se haga acostado en el suelo sobre una manta, alfombra, esterilla  o toalla, los brazos  extendidos a lo largo del cuerpo con las palmas de las manos mirando hacia arriba  y si es posible poner un fondo de música relajante, quemando  una varilla de incienso al mismo tiempo. 

 

Las piedras con las que se puede trabajar este chakra son:

 

-Ágata fuego   -Aguamarina   -Ámbar   -Crisoprasa   -Diamante   -Fluorita

 

-Jaspe atigrado   -Rubí   -Turmalina   -Turquesa  -Zafiro

 

 

 

CUARTO CHAKRA

 

Corazón

El cuarto chakra se encarga de equilibrar los pulmones, pecho y corazón.

 

También se ocupa del buen funcionamiento de las manos, brazos, corazón y sistema circulatorio. Su buen funcionamiento previene contra el asma, todas las enfermedades cardíacas y pulmonares, la depresión (producida por esperar algo a cambio de lo que entregamos a los demás), y también la hipertensión. Su glándula correspondiente es el timo, sobre la que ejerce gran influencia; también la ejercita sobre el nervio vago.

 

Es el chakra que hace despertar los sentimientos de entrega y compasión, dado que su función principal es la del amor. Es también el chakra del equilibrio.

 

La piedra debe colocarse en el centro del pecho a la altura de corazón.

 

Es aconsejable que este ejercicio se haga acostado en el suelo sobre una manta, alfombra, esterilla  o toalla, los brazos  extendidos a lo largo del cuerpo con las palmas de las manos mirando hacia arriba  y si es posible poner un fondo de música relajante, quemando  una varilla de incienso al mismo tiempo. 

 

Las piedras con las que se puede trabajar este chakra son:

 

-Azabache   -Baritina   -Calcopirita   -Celestina -Cuarzo rosa   -Ojo de tigre   -Sodalita   -Turmalina -Turquesa   -Zafiro

QUINTO CHAKRA

 

Cuello

 

El quinto chakra se encarga de equilibrar el cuello, los brazos, la lengua, la cara, las cuerdas bucales, tobillos, muñecas, oídos y ojos.

 

Se ocupa también del desorden del lenguaje, del dolor de garganta, enfermedades de las glándulas tiroides, enfriamientos, tortículis, problemas auditivos, de armonizar el pensamiento y los sentimientos.

 

En este centro se fragua nuestra capacidad de inspiración, comunicación y expresión y de esta manera a través de la voz y los gestos podemos expresar nuestros conocimientos, sentimientos y pensamientos; todo nuestro amor, alegría, debilidades, tristeza, dolor, llanto, ira, angustia, etc., es decir todo lo que reside en nuestro interior.

 

La piedra debe colocarse a la altura de la garganta.

 

Es aconsejable que este ejercicio se haga acostado en el suelo sobre una manta, alfombra, esterilla  o toalla, los brazos  extendidos a lo largo del cuerpo con las palmas de las manos mirando hacia arriba  y si es posible poner un fondo de música relajante, quemando  una varilla de incienso al mismo tiempo.

 

 

Las piedras con las que se puede trabajar este chakra son:

 

-Amazonita   -Ámbar   -Celestina   -Cuarzo blanco   -Cuarzo citrino   -Jaspe rojo    -Rubí   -Turquesa

 

 

 

SEXTO CHAKRA

 

Entrecejo

 

El sexto chakra se encarga de equilibrar todas las partes del cerebro y los órganos de la visión.

 

Este chakra se ocupa también de fortalecer los oídos, nariz, cerebro, sistema nervioso central, los ojos, la vista, y estimula el pensamiento intuitivo.

 

Previene contra la senilidad, la jaqueca, las pesadillas y todas las afecciones de la vista.

 

Al Ajna chakra le corresponde la glándula pituitaria (hipófisis), encargada del funcionamiento de todas las glándulas del cuerpo.

 

En este chakra se establecen la intelectualidad, la voluntad, la fuerza psíquica superior y el recuerdo y se regula el SNC (sistema nervioso central).

 

A través del tercer ojo, situado en este chakra, nos unimos con las manifestaciones a través del poder del pensamiento, esto nos otorga el poder de crear nuevas realidades en el plano psíquico, disolviendo las viejas realidades. Nos ayuda a concentrarnos para recibir las verdades espirituales. Nos dará facultades para la visualización. Nuestra compresión será ilimitada. Aumentará nuestra intuición. Todo esto lo podremos conseguir trabajando para abrir el tercer ojo, desarrollando conjuntamente nuestra conciencia.

 

Este chakra está relacionado muy directamente con el Anahata chakra (cuarto chakra) y con ellos, estando desbloqueados por completo, podremos incluso conseguir curaciones propias y ajenas a través de las energías que emitimos y también desarrollar el poder de la clarividencia.

 

La piedra debe colocarse en el entrecejo, es decir, en el centro de la frente casi a la altura de las cejas. 

 

Es aconsejable que este ejercicio se haga acostado en el suelo sobre una manta, alfombra, esterilla  o toalla, los brazos  extendidos a lo largo del cuerpo con las palmas de las manos mirando hacia arriba  y si es posible poner un fondo de música relajante, quemando  una varilla de incienso al mismo tiempo. 

 

Las piedras con las que se puede trabajar este chakra son:

 

-Aguamarina   -Amazonita    -Calcedonia   -Hematites   -Pirita   -Siderita   -Topacio   -Turquesa   -Zafiro

SEPTIMO CHAKRA

 

SAHASRARA CHAKRA

 

Coronilla

 

El sahasrara, es el séptimo chakra de nuestra columna y su nombre proviene del sánscrito y significa: de los mil pétalos o multiplicado por mil.

 

Se halla situado en la corona del cráneo, sobre la fontanela.

 

Sus funciones son: completar a la persona, llegar al entendimiento, júbilo, acentuar las facultades humanas, dirigir adecuadamente el sistema nervioso central, unir el Yo superior con el inferior. Estimular el intelecto.

 

Se ocupa de prevenir los síntomas de alienación (locura), confusión, apatía, depresión y todas las enfermedades psicológicas o físicas que comprenden ésta zona.

 

A este chakra le corresponde la glándula pineal (epífisis) cuya misión no se ha determinado bien científicamente, pero que se supone que tiene una enorme influencia en todo nuestro organismo.

 

Su manifestación externa es la información y su función primordial es el entendimiento.

 

En este chakra es donde reside la perfección mas elevada del hombre. En él se reúnen todas las energías de los demás chakras formando el espectro del arco iris, aunque domina el color violeta y es de él de donde parten todas las manifestaciones energéticas de los otros 6 chakras principales.

 

Desde el Sahasrara chakra permanecemos unidos al ser divino, el principio y el fin de nuestra evolución, en donde nuestra energía personal se une con la energía del universo y es en él donde vivimos todas las manifestaciones de la creación.

 

Su misión primordial, una vez abierto, es la de recibir todas las energías cósmicas.

 

En el Sahasrara chakra, cuando está bien desarrollado, es desde donde se acaban de eliminar los nudos o bloqueos restantes de los demás chakras para dejarlos completamente abiertos.

 

Su preferencia alimenticia es el ayuno.

 

Los planetas que le rigen son: Neptuno y Saturno.

 

Sus correspondencias astrológicas son:

 

Piscis-Neptuno: Unificación y entrega.

 

Capricornio-Saturno: Unión con lo más elevado espiritualmente, concentración, intuición.

 

Los signos astrológicos que le rigen son: Piscis y Capricornio.

 

Su aspecto natural preferido son: las montañas.

 

Metal: el oro.

 

Le corresponde el verbo saber (YO SÉ).

 

Su deidad protectora es Shiva.

 

El incienso preferido es el loto.

 

Su color es el violeta.

 

Sus consonantes la N y M.

 

Mantra: OM.

 

Un buen ejercicio para ayudar a desarrollar el Sahasrara chakra y armonizarlo, sería contemplar la cima de una montaña, estando relajados y haciendo respiraciones profundas, escuchando los sonidos de la naturaleza y al propio tiempo entonar un mantra con las consonantes N ó M (a modo de zumbido, prescindiendo de la vocal e que forman sus palabras: ene, eme) ó con la sílaba OM, utilizando el sonido SI de la escala musical.

 

También podemos hacer el mismo ejercicio intentando visualizar a nuestro Sahsrara chakra como un disco de color violeta o un disco que contenga todos los colores del arco iris, dando vueltas en el sentido que siguen las agujas del reloj o bien contemplando con mucha atención alguna de las piedras que ayudan al trabajo con este chakra, como son: El cristal de roca (cuarzo blanco) o la amatista (cuarzo violeta o morado), entre otras, creando al propio tiempo un ambiente propicio con el aroma de incienso de loto.

 

OTROS DATOS MUY IMPORTANTES.

Los chakras son centros de energia funcionan como receptores y transformadores de las diversas formas del prana ( energia vital )
 
Cada chakra está relacionado con uno de los elementos: tierra, agua, aire y éter de la mente – la mente es un instrumento de la conciencia. Estos elementos son los estados de la materia y no elementos tal como lo entendemos en la química moderna. Ellos son equivalentes a los términos: sólidos, líquidos, gaseosos o de fuego, aireado, y etérico – que son algo análogos a lo físico, astral y mental de los aviones y sub-planos.
La palabra Chakra, es una sánscrita, que significa “rueda”, “rueda-como” vórtices, o platillo en forma de depresiones que existen en la superficie del cuerpo etérico humano.
 

Hay aproximadamente 88000 chakras en el cuerpo humano. La mayoría son muy pequeños y desempeñan un papel menor en su sistema energético. Sin embargo, hay aproximadamente 40chakras secundarios que son de importancia, que se encuentran en su bazo, la parte de atrás de su cuello, las palmas de sus manos y las plantas de sus pies. 

Los siete chakras principales están situados a lo largo de un eje vertical central de nuestra columna vertebral y abierto hacia la parte delantera del cuerpo como una flor. Estos círculos son centros de energía en constante movimiento. Reciben constantemente la rotación, la atracción de la energía. 

El centro de cada chakra, es un punto muy profundo. El canal que se extiende a lo largo de toda la columna vertebral, se denomina el chakra sushumna (el más importante canal de energía) que sube por la columna vertebral a la parte superior de la cabeza. 

Los siete chakras primarios humanos


El primer chakra se llama el chakra raíz. Está situado entre el ano y los genitales y está conectado con el coxis. Este chakra se abre hacia abajo. Cuando se activa con el vigor, es ardiente y su color es el rojo. 

El segundo chakra se llama Chakra del sacro. Situado en el bazo, es como el color del sol y se abre hacia la parte delantera. Los libros en Sánscrito dicen que el segundo chakra, sacro, esta localizado por debajo del ombligo en lugar de estar situado en el bazo. Su color es el naranja. 

El tercer chakra se llama el chakra plexo solar. Se ubica a unos dos dedos por encima del ombligo y está conectado directamente a nuestro cuerpo astral o emocional. A través del chakra plexo solar absorbemos la energía solar que alimenta nuestro cuerpo etérico, que a su vez dinamiza y mantiene nuestro cuerpo físico. Aquí es donde nuestra parte emocional irradia energía, en particular a nuestros “sentimientos”. Su color es principalmente amarillo. 

El cuarto chakra se llama el chakra del corazón. Es el centro de todo nuestro sistema de chakras. Se encuentra en el centro de la mama en el nivel y la proximo a la cavidad del corazón y conecta los tres a los centros superior, mental y espiritual. Su color es el verde. 

El quinto chakra se llama el chakra de la garganta. Se encuentra entre la depresión del cuello y la laringe, a partir de la vértebra cervical. Comienza en la vértebra cervical y se abre hacia la parte delantera. También esta conectado a un chakra secundario pequeño, que tiene su sede en el cuello y se abre a la espalda, pero dado que los dos chakras están tan estrechamente relacionados, se ha integrado en uno solo. A pesar de que tiene mucho de azul sobre él, también es de color plateado. El color Verde predomina también. 

El Sexto chakra es llamado el tercer ojo. Se asocia con la glándula pituitaria, que es una parte muy pequeña. Es la sede de nuestras facultades mentales superiores. En el plano físico, es el mayor centro de mando para el sistema nervioso central. La mitad es principalmente de color rosa con un montón de amarillo, y la otra mitad es predominantemente de color azul-púrpura
 
El septimo chakra se llama corona. Se encuentra en la glandula pineal que es un pequeño organo de consistencia carnosa no mucho mayor que la pituitaria.
 
La glandula pineal se encuentra cerca y detras de la pituitaria, casi en el centro exacto de la cabeza al nivel de los oidos.
El chakra Corona abre hacia la parte superior de la cabeza. A pesar de que contiene todo tipo de colores prismaticos, es predominantemente el violeta.