Nostradamus


Insigne doctor en medicina Michel de Notredame, más conocido con la versión latinizada de Nostradamus. Nostradamus nació el 14 de diciembre de 1503 en la población de Saint-Remy, en Provenza. Era hijo natural de René y Jacques de Notredame. En su niñez le gustaba reunirse con sus abuelos, Jean de Saint-Remy y Pierre de Notredame, médicos personales del rey Renato y de su hijo, el duque de Calabria y Lorena, quienes le inculcaron el placer por la lectura, los idiomas y el estudio. Es notable que aprendiera con relativa soltura el latín, griego y hebreo y sintiera una especial predilección por las matemáticas. Más tarde su abuelo Jean le enseñaría lo que más tarde le daría la absoluta inmortalidad pública, es decir, el estudio de las ciencias astrales, la astrología.

Según fueron avanzando los años, Michel de Notredame fué convirtiendose en un insigne y respetado médico, además de herbario, creador de cosméticos y sustancias para conservar la fruta.

Con el tiempo llegó a la Francia del Renacimiento el azote de la peste bubónica, que arrastró con su guadaña de la muerte a miles de personas entre los que se incluiría a su propia esposa e hijos. Esto hace que Nostradamus luche con todas sus fuerzas y todas sus ciencias por evitar mayores muertes entre la población, logrando con sus ingüentos de herbario, salvar la vida de miles de personas, pero la perdida de su familia le sumerge en una amargura difícil de superar y se arropa cada vez más en su práctica adivinatoria que años antes venía ejercitando con la intención, suponemos, de arrancar de su memoria el recuerdo de su familia perdida.

El tiempo le convierte en un hombre temido y odiado, a raíz de la publicación en diez volúmenes de Las Centurias, libros en el que cuenta los resultados de sus visiones y profecías. Pero si odiado y temido era por las clases bajas de la sociedad, los supersticiosos y la propia iglesia, no ocurre así con la casa real francesa y la clase aristocrática de su tiempo que le concede todo tipo de crédito y se maravilla de los resultados proféticos que sucesivamente van desenvolviendose. Las cortes europeas lo consideraban "la voz de Dios" y recibe la visita de ricos y nobles de toda Europa que solicitan sus servicios astrológicos.

Su triunfo y su fama eran ya grandes y esto le permitió vivir con cierta tranquilidad instalandose en un magnífica casa en la rue de la Poissonerie, en Salon. Contrajo segundas nupcias con una rica y viuda mujer de nombre Anne Posart Gemelle, quién le facilita una vida desahogada. Nostradamus puso en marcha un negocio de cosméticos que le mantenía ocupado durante el día, adquirió con esto un respeto de sus conciudadanos que le tenían por un cristiano ejemplar, que siempre acudía a misa y era un fiel defensor de la vida religiosa, pero llegado la noche colgaba su bata de herbolario y su "sotana" de cristiano apostólico y se instalaba en el pequeño ático de su casa, rodeado de sus astrolabios, varillas de virtudes, espejos mágicos y el cuenco de latón para realizar sus oráculos.

Todas las luces se mantenían apagadas cuando la oscuridad hacía su presencia en las noches de Salon, excepto una, la de Nostradamus que envuelto en sus instrumentos mágicos, se volcaba en la lectura del porvenir. Nadie sabe con certeza cuales eran las artes o técnicas que Michel de Notredame dominaba pero lo cierto es que su predicciones tuvieron un altísimo porcentaje de aciertos que le llevaron a escribirlas en su tan afamada y reeditadas Centuria.

Un libro con más de mil predicciones divididas en cien cuartetas. El libro se publicó en diez volúmenes y despertó las más dispares reacciones. Los unos decían que eran obra de un genio, los otros que provenían de Satanás, sus colegas médicos le tacharon de embaucador y los poétas y filósofos de su época no supieron como entender sus embrollados versos. Pero se granjeó la simpatía de la corte, siendo invitado por la propia reina Catalina de Médicis, una de sus más avidas admiradoras.

Es ya de todos conocido los innumerables aciertos de sus cuartetas. Algunas de las cuales son verdaderamente asombrosas. En ellas nos habló de asuntos que luego fueron cumplimentandose puntualmente: La revolución francesa , la llegada al poder de Napoleón, la Segunda Guerra Mundial, Hitler, Mussolini, Franco, la muerte de Kennedy y un larguísimo etcétera.

También nos habla en Las Centurias del devenir de nuestra humanidad, que de ser ciertos o de haber sido interpretados con corrección, no resultan muy alagueños para nosotros.

Nostradamus murió el año 1566, a consecuencia de una hidropesía, el hombre que había vaticinado tantos acontecimientos venideros, también lo hizo con la hora de su muerte, el último escrito de su almanaque reza así:


"A su retorno de la embajada, el obsequio del rey puesto en su sitio. Nada más hará. Irá a reunirse con Dios. Parientes cercanos, amigos, hermanos de sangre (le encontrarán) completamente muerto cerca de la cama y del banco".
Y así es exactamente como lo encontraron

 

 
 
 
 
 
El Poder de las Pirámides


Desde hace cerca de 5,000 años la humanidad ha especulado sobre el significado real de las pirámides de Egipto, una de las siete maravillas del mundo antiguo y ciertamente una de las obras arquitectónicas más enigmáticas que existan.

¿Cuál fué el propósito real de los constructores de estas estructuras al erigir estas edificaciones, las más monumentales jamás hechas por los hombres?

La Gran Pirámide es una de las edificaciones más precisas del mundo, sus arquitectos tuvieron conocimientos que hasta la fecha no hemos podido igualar. Por tal razón, el arqueólogo Blanchet ha dicho que "El tiempo se burla de todo, pero las pirámides se burlan del tiempo."

Los bloques pulidos de quince toneladas de peso colocados en la base de la pirámide de Kheops están tallados con una precisión de centésimas de centímetro, por lo que resulta imposible el introducir la más fina navaja entre los bloques.

Este resultado sólo es concebible si se cuenta con una tecnología altamente desarrollada. Pero si aceptamos la fecha establecida por los egiptólogos para la construcción de la gran pirámide esta estructura,considerada hasta recientemente la más alta del mundo, fue edificada en un tiempo en que no se conocían ni la rueda ni la grúa.

Apenas un siglo antes de la construcción de la pirámide los egipcios todavía utilizaban argamasa de barro y paja para sus construcciones.¿Puede admitirse que en menos de un siglo los antiguos habitantes del Valle del Nilo fueron capaces de llevar a cabo progresos tan extraordinarios, que les bastaron menos de veinte años para erigir este monumento impresionante aún para la tecnología de hoy día? ¿De dónde obtuvieron los egipcios sus conocimientos? Hasta la fecha no se ha podido explicar satisfactoriamente el origen de la tecnología de esta empresa gigantesca.

El historiador romano Diodoro de Sicilia escribió que se emplearon 360,000 hombres durante veinte años para construir la pirámide. Sin embargo el griego Herodoto da una cifra de cien mil hombres para el mismo periodo. Según el historiador griego, esta colosal empresa estuvo a punto de llevar al faraón al borde de la bancarrota, ya que había erosionado los tesoros de las arcas para financiar el proyecto. Para salvar su situación el cruel monarca decidió enviar a su hija, famosa por su belleza, a una casa especializada [entiéndase un burdel], para que con sus encantos obtuviera de sus amantes los recursos económicos y físicos necesarios para seguir adelante la obra.

La joven alegadamente supo manejárselas muy bien en el asunto: no solo logró la suma exigida por su padre, sino que decidió erigir un monumento a su propio honor, exigiendo para ello a cada uno de sus visitantes una piedra tallada para la construcción. Claro está, este relato es poco creíble, ya que dudamos que un faraón enviase su hija a un burdel. Más bien parecería que Herodoto fué engañado por los sacerdotes egipcios, que no querían revelarle los secretos sobre la construcción de las pirámides y su utilización.
 
 
LA SANTA FAZ


En el santuario de la Santa Faz de Alicante en la Comunidad Valenciana (España) se encuentra en un relicario la imagen plasmada en un lienzo, de La Faz de Cristo, cuya fama milagrosa se conoce desde el año 1.489.
El lienzo fue entregado en Roma, al padre Mena, por un Cardenal, con el fin de agradecerle el acogimiento recibido por dicho fraile en una visita que éste realizó a la ciudad de Alicante.

El lienzo de fino algodón contenía la pintura del rostro de Cristo. El padre Mena al regresar a su parroquia, lo depositó en el fondo de un cofre junto a otros objetos ornamentales y curiosamente cada vez que se abría el cofre, aparecía por encima de todos los objetos el lienzo con la imagen del Cristo.

A raíz de este prodigio y aprovechando una época de gran sequía se decidió sacar de la Iglesia en procesión dicha imagen para hacer rogativas con el fin de pedir lluvia para los campos.
Se llevó a cabo el acto procesional y se decidió trasladar la reliquia desde San Juan (Alicante) hasta la ermita de los Ángeles.

Durante el traslado procesional de la Santa Faz, el 17 de marzo de dicho año, al llegar a un tramo conocido como el barranco de la Lloxa, el fraile que portaba en sus manos el lienzo cayó repentinamente de rodillas debido al excesivo peso de la reliquia y se pudo observar que del ojo derecho de la cara del Cristo brotaba una lágrima ante el asombro de todos los asistentes a dicho acto.

El viernes siguiente, después del sermón que pronunció uno de los frailes que asistían y dar la bendición con dicha reliquia, se produjo nuevamente otro asombroso milagro, pues aparecieron tres réplicas idénticas de La Santa Faz en el cielo y seguidamente se puso a llover dando fin a la sequía que padecían en la zona.

El siguiente viernes apareció un Cruz también en el cielo rodeada con los colores del arco iris y se pidió de la divinidad, a través de Fray Benito, quién presidía aquellos actos, que se levantara una Iglesia en el mismo lugar en donde brotó la lágrima y que esta fuese regentada por las monjas hijas de Santa Clara para que fuesen ellas quienes se encargasen de la custodia del lienzo.
 
 
 
 
 
 
Julia Kim la vidente de Naju (Parte 1)


Esta información resumida, así como las imágenes que se acompañan, están extraídos de la propia historia que ha contado la misma vidente a quién sucedieron los extraordinarios milagros que seguidamente se relatan y que fueron dados a conocer por ella con el fin de propagar la fe y el amor hacia la Virgen María.

Julia Kim nació el 3 de marzo de 1.947, en Naju, una pequeña ciudad al sudoeste de Corea del Sur. Vivió hasta que cumplió los cuatro años rodeada del cariño de sus padres y de toda su familia, hasta que comenzó la guerra de Corea en que la paz terminó para innumerables familias de este país como era el caso de la familia de Julia que hasta aquel momento había vivido muy felizmente.

Durante la cruel guerra entre los años 1950 a 1953, que enfrentó a Corea del sur contra Corea del Norte, en una lucha despiadada entre hermanos con el único afán de conseguir el poder, trajo consecuencias desastrosas para una población atacada cruelmente, produciendo muchas víctimas y trayendo la pobreza y la miseria por todo el país.

Antes de finalizar la guerra murió el padre de Julia Kim y también fallecieron su hermana pequeña y su abuelo, quedando su madre y ella como únicos supervivientes de su núcleo familiar y en la más absoluta pobreza.
Pasaron los años y ya en el 1.972, Julia contrajo matrimonio con Julio Kim y como fruto de esta unión, nacieron cuatro hijos, do niños y dos niñas.
Por motivos económicos Julia tuvo que interrumpir sus estudios en una escuela secundaria y a esto se añadió un serio problema de salud que le producían hemorragias e intensos dolores y tras hacerle minuciosos exámenes y diversas operaciones sin lograr ni tan siquiera una pequeña mejoría, se le detectó un cáncer extendido por todo el cuerpo que sería causa inexorable de una pronta muerte, dado que los recursos médicos ya estaban agotados.

Julia Kim, comenzó a sentir insensibilidad en distintas partes de su cuerpo, por lo que su marido Julio y su madre, le practicaban masajes para intentar que se recuperase la sensibilidad, también bajo de forma alarmante su presión arterial.

A pesar de que el cáncer había invadido su cuerpo, Julia no quería morir y dejar a su muy querida madre abandonada y mucho menos darle un disgusto con la noticia de su mortal enfermedad, por lo que esa fuerza interior que todos tenemos dentro, empezó a brotar y ayudarla a superar ese duro trance.

Unas buenas mujeres se la llevaban algunas veces a la iglesia Presbiteriana para orar, después la acompañaban de nuevo a casa; pero en su interior Julia deseaba más acudir a la Iglesia Católica. Un día dos de las mujeres que la solían acompañar para hacer oración, la estuvieron distrayendo con su charla para que el tiempo le pasase más deprisa y se olvidase un poco de los dolores que tenía; cuando llegó la hora se despidieron de Julia.

Julia oyó que cuando salían de casa, una de estas dos mujeres hacía un comentario refiriéndose a que era muy triste que esta dura enfermedad la estuviese matando a ella e indirectamente a su familia. Esto la hizo reaccionar y pensó esta mujer está en lo cierto, porqué no se me habrá ocurrido a mí.

Entonces preparó una dosis de cianuro potásico, pero antes de tomarlo se sentó para escribir siete cartas de despedida a sus seres queridos: su madre, su marido y sus cuatro hijos e incluso una última para la que posiblemente sería la futura esposa de Julio Kim cuando ella abandonase su cuerpo.

Estaba pensando en que era ya el momento para ejecutar su propósito, cuando de pronto escuchó a su marido que casualmente regresaba de su trabajo antes de la hora habitual. Julio se dirigió inmediatamente a su mujer confesándole que una voz interior le había dicho que deberían visitar la Iglesia Católica.

Dicho y he hecho, ese mismo día el matrimonio se acercó a la Iglesia Católica y fueron directamente a hablar con el cura párroco. Las palabras de Julia fueron de gran resentimiento. ¿qué había hecho ella de malo en esta vida para merecer ese castigo Divino? Si Dios existía realmente, había sido muy cruel con ella. El sacerdote le contestó que muy al contrario de lo que pensaba ella estaba recibiendo gracias de Dios repletas de dolores y sufrimientos, que él no había recibido ni un poco de estas gracias.

Al escuchar las palabras del sacerdote, pasó por la mente de Julia una reflexión rápida como un relámpago, terminaron sus quejas y reproches contra Dios y se puso en actitud de creer firmemente en las palabras del sacerdote. Y de repente su cuerpo que estaba frío, casi sin vida, reaccionó, notando como fluía la sangre por sus venas equilibradamente, se calentó su cuerpo, se puso a sudar y los latidos de su corazón se aceleraron, notando según su testimonio que el Espíritu Santo empezaba a trabajar en ella.

Después de esta experiencia y de hacer su oración, el matrimonio decidió abrazar la fe de la Iglesia Católica, por lo que adquirió una Biblia, libro de oraciones y la imagen de una Virgen, que entronizó encima de un mueble de su habitación adornada siempre con una rosa e iluminada con una vela. allí, ante la imagen rezó y contó a la Virgen sus preocupaciones y sus grandes dolores, rogándole fervientemente que la protegiese.
Al tercer día de su conversión al catolicismo Julia afirmó escuchar la voz de Jesús que le indicaba que leyese la Biblia, ella abrió al azar el libro y encontró el Evangelio de San Lucas (Lc 8,40-48), que hablaba sobre una mujer que tuvo hemorragia durante 12 años y que era tan grande su fe en Jesús que sabía que tocando su vestidura sanaría y así fue, y Jesús le dijo: "Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz." Julia pensó que esas palabras también estaban escritas para ella e hizo también un acto de fe.

Pocas semanas después y tras preparar la Catequesis, Julia y su marido por su propio deseo, recibieron las aguas bautismales.
Pasados unos días se realizó el milagro, Julia se curó totalmente del cáncer que la invadía, hasta el punto de que su buena salud le permitía llevar una vida muy activa, pues además de sus actividades dentro de la Iglesia Católica, montó un salón de belleza en donde con el dinero que ganaba podía ayudar al mantenimiento de su hogar.

El día 30 de Junio de 1.985, comenzó un período de manifestaciones sobrenaturales, pues la imagen de la Virgen que tenía en su dormitorio empezó a llorar lágrimas de sangre; en el cuerpo de Julia Kim comenzaron a aparecer los estigmas de la pasión de Cristo, en las manos y en los pies , sufriendo los dolores de la crucifixión, según Julia por la conversión de los pecadores y en beneficio de las almas del purgatorio.
Durante más de 700 días la imagen de la virgen lloró lágrimas de sangre, en presencia de hombres y mujeres, autoridades de la Iglesia e investigadores de todas las partes del mundo, quienes recogieron y analizaron muestras de la sangre verificando que se trataba de sangre humana.

En junio del año 1987 la Virgen le explicó a Julia Kim , el porqué de sus lágrimas de sangre con estas palabras:

Mi estimada hija, mis lágrimas son por el constante fracaso de la humanidad en no conseguir amar a Dios como Él merece y amarse mutuamente las personas como Él mismo nos enseñó; también debido al terrible aborto que mata una cantidad innumerable de bebés diariamente, asesinando inocentes en el útero de sus madres, por cobardía, maldad y placer satánico, y aún, debido a las muchas almas que se niegan a arrepentirse de sus pecados, no buscando un medio para la conversión y por eso, con el riesgo de la propia condenación eterna."

Cuando la imagen de la Virgen cesó de verter lágrimas de sangre, comenzó a salir de su cuerpo un aceite perfumado que impregnó toda la Capilla de la Iglesia Católica de Najú con un olor muy suave a rosas. En octubre del año 1.994, cuando dejó de producirse este nuevo fenómeno y durante los años siguientes hasta mitad del año 1.998, todas las personas que acompañaban a la vidente en us rezos seguían oliendo este perfume de rosas.

Durante la celebración de una Misa, y en el momento de la Consagración, se produjo un fenómeno sobrenatural, el de transubstanciación, en que las especies de pan y vino se transformaron realmente en el Cuerpo y la Sangre de Jesús. Al administrarle el sacerdote a la vidente el sacramento de la comunión la Sagrada Forma se convirtió sobre la lengua de Julia en Cuerpo y Sangre del Redentor, dejando perplejos ante este insólito milagro a todos los presentes, repitiéndose este hecho en más de veinte ocasiones, en presencia de algunas autoridades eclesiásticas e incluso en el mismo Vaticano.

En una ocasión al recoger la vidente agua en una fuente próxima a la Capilla, vio en el fondo del recipiente la imagen de una Sagrada Forma de tamaño grande y en el tejado de dicha capilla también se vio en diversas ocasiones proyectada por la luz del Sol, la imagen de un cáliz sujetando una Hostia.

 

 

 

 

Julia Kim la vidente de Naju (Parte 2)


El 24 de noviembre de 1.994, en que se conmemoraba el segundo aniversario del derramamiento de aceite perfumado por la Virgen y que presidía el Nuncio Apostólico de la Santa Sede en Corea, se hallaban todos los presentes orando mientras Julia conversaba con la Señora.

La Virgen María, indicó a Julia que se postrase ante el Arzobispo para recibir la Bendición apostólica; seguidamente la señora le envió al Arcángel San Miguel quién le administró una Hostia Consagrada del tamaño con el que comulga el sacerdote en las celebraciones de la Misa. Aunque los presentes no vieron al Arcángel si vieron aparecer entre los dedos de Julia la Sagrada Forma y ésta se dirigió siguiendo las instrucciones de la Virgen hacia los prelados presentes.

En la Sagrada Forma estaba grabada la imagen de una Cruz entre las letras griegas Alfa y Omega, símbolos en la Iglesia del principio y el fin y se le entregó dividida en dos partes, por lo que ella depositó media en cada mano. Una potente luz que venía de arriba hizo caer a Julia, pero las dos mitades de la Hostia siguieron permaneciendo en sus manos, se levantó y dio las dos partes al Nuncio Apostólico. Los prelados asistentes al acto comulgaron con una mitad y con la otra mitad y ante el asombro de todos, dieron la comunión a cerca de 70 feligreses que habían acudido a la celebración, tal como sucediera en la vida Pública de Jesús cuando realizó el milagro de los panes y los peces descrito en el evangelio de san Mateo 14, 13-21.

Pero aún fue más sorprendente para todos los presentes, cuando al administrarle a Julia Kim una pequeña parte de la Sagrada Forma, ésta aumentó su tamaño hasta convertirse en una Hostia del tamaño pequeño. El Nuncio del Papa, lo sacó de la lengua de Julia y lo mostró a todos los presentes, posteriormente fue depositada en un relicario.

Concluida la celebración y cuando Julia, que en aquellos momentos estaba sufriendo los dolores de la crucifixión, se disponía a trasladarse a su domicilio, fue llamada por la Virgen y ella acudió ante su imagen acompañada por los prelados. A la pregunta de la Señora de si Julia quería recibir la comunión, ella asintió afirmativamente y de nuevo el Arcángel trajo una forma del tamaño pequeño como el que administran a los feligreses en las Misas y le dio la comunión a la vidente. De nuevo se obró un extraño fenómeno la forma en vez de quedarse de forma horizontal sobre la lengua, se quedo plantada, de canto, en forma vertical, como si quisiera estar en pié. el Arzobispo la quitó de la lengua de Julia y de nuevo la enseñó a todos los feligreses que aún permanecían en la Capilla y junto con la anterior, se puso en el relicario para su veneración.

Después de todos estos hechos se comenzó por parte de la Iglesia Católica un minucioso proceso de investigación recopilando documentos para iniciar un proceso canónico.

La noche del 30 de junio del año 1.995, día en que se celebraba el 10º aniversario del derramamiento de lágrimas de la imagen de la Virgen, se celebró en la parroquia católica de Naju una Misa concelebrada por ocho sacerdotes. Julia, la vidente, se quiso sentar al fondo de la Iglesia. Cuando los sacerdotes administraron el sacramento de la comunión, todos los que estaban situados a su alrededor quedaron asombrados al ver como la Sagrada Forma depositada en la lengua de Julia Kim se transformaba nuevamente en el cuerpo y la Sangre de Jesús.

Terminada la celebración, la vidente se traslado seguida de muchos feligreses a la capilla en donde se encontraba la imagen de la Virgen milagrosa. Estaban todos en oración cuando de repente Julia comenzó a sentir unos terribles dolores en el abdomen que según sus manifestaciones se debían al hecho de que habían innumerables muertes de inocentes a consecuencia del aborto.

El día 1 de julio del mismo año, a las 3:45 horas, cuando todos los asistentes escuchaban el relato de los mensajes de la virgen, cuando Julia Kim que se encontraba sentada en la primera fila de la Iglesia se puso en pie ante la imagen extendiendo las manos enérgicamente en dirección a la Señora como si estuviese intentando agarrar algo que nadie de los presentes podía ver. Según cuenta la vidente durante la lectura de los mensajes, vio sobre la la imagen de Nuestra Señora, sobre la pared, la imagen de Jesús crucificado, con un rostro que reflejaba un gran sufrimiento y de sus heridas manaba la sangre por los calvos de los pies y de las manos y también del costado y de la frente. de pronto esta sangre se transformó en unos círculos blancos que eran Hostias Sagradas. Durante este hecho, algunas de las personas presentes afirmaron haber visto una brillante luz como si fuesen rayos que salían del crucifijo, otras escucharon un ruido similar a cuando caía granizo. Las Sagradas Formas, cayeron hacia abajo y Julia corrió para recogerlas con sus manos. Ocurrió que las Hostias se desviaron para no posarse sobre las manos de la vidente y se colocaron ordenadas sobre la mesa del altar a los pies de la imagen de la virgen

El propósito de los responsables eclesiásticos era la de guardar estas Hostias en el mismo relicario que las veces anteriores, pero el Arzobispo al enterarse pidió a Julia que las administrasen dando el sacramento a siete personas y fueron escogidos dos sacerdotes, cinco legos y la propia vidente. Así se cumplió, pero al tomar Julia la Sagrada Forma se volvió a repetir el milagro de la vez anterior, transformándose en cuerpo y sangre sobre su lengua.

Todos estos hechos volvieron a repetirse incluida una vez que el milagro se realizó en el Vaticano un 31 de octubre de 1.995 y en esta ocasión fue el propio Papa Juan Pablo II quién administró el sacramento a Julia. También el 1 de julio del año 1.966 cuando se celebraba el 11º aniversario del derramamiento de lágrimas por la Virgen.

El día 2 de julio de 1.996, a la una del medio día, estando la vidente orando con otras personas delante de la imagen de la virgen, recibió el haz de una luz muy potente que venía del crucifijo y la hizo caer al suelo sufriendo en aquel momento de nuevo los dolores de la crucifixión y observaron que en las palmas de las manos habían estigmas que sangraban. Se cubrió las manos con unos guantes, pero las heridas sangrantes los empaparon.

A las cuatro de la tarde de ese mismo día, Julia se dirigió dos hospitales en Kwangju para que le examinasen las heridas y la hemorragia que tenía a causa de las mismas; los médicos que la visitaron declararon que las causas eran de origen desconocido y no tenían una explicación natural. Más tarde, se detuvo la hemorragia y misteriosamente las llagas desaparecieron.

Desde entonces han pasado muchos peregrinos enfermos por esta Iglesia para pedir su curación, han bebido agua de la fuente de la capilla y han pedido a Julia su intercesión ante la Virgen, consiguiendo de esta manera que bastantes enfermos sanen de sus dolencias.
 

 
 
 
 
La radiestesia (Parte 1)


La palabra radiestesia proviene de la palabra latina radius que significa radiación y por el vocablo griego aisthesis, sensibilidad.
En esta ciencia de captación de energías, podemos distinguir tres tipos prácticas de la misma. Una sería la radiestesia o rabdomancia que definiríamos como la práctica de esta ciencia por la que se detecta a distancia y a través de un instrumento, radiaciones que son emitidas por cualquier cuerpo o forma de energía como podrían ser minerales ocultos o corrientes de aguas subterráneas.; otra sería la radiónica, que es la técnica que maneja la acción a distancia y otra la radiónica médica que sería la parte de la radiónica que se practica en la curación a distancia y que se conoce también como telecuración.
A pesar de que esta ciencia es muy antigua, se adjudica la invención de su nombre a los abates franceses Bayarden y Bouly en el año 1.890.

Tan antigua es, que ya era utilizada desde las antiguas tradiciones de la legendaria China. Los babilonios, los egipcios y también los israelitas hacían uso de las varillas adivinatorias. La propia Biblia nos habla de que Moisés con una vara golpeaba las rocas y hacía brotar el agua. También los celtas conocían este arte.

Ya en la Edad Media fueron utilizadas las varillas por los llamados zahoríes o como ahora se les conoce también con el nombre de radiestesistas, para buscar tesoros, minerales y aguas subterráneas.

En todas las épocas y civilizaciones hubo personas que tenían poderes para detectar puntos estratégicos con buenas vibraciones en donde se deberían levantar monumentos o edificaciones. Las pirámides de Egipto fue un ejemplo de ello; también lo hicieron los mayas y los chinos; los monumentos megalíticos de los celtas, dólmenes y menhires. Todos ellos conocían conocían las energías sutiles que emanaba de la tierra. Los cristianos aprovecharon en la edad media los lugares marcados en otra época por los celtas para construir sus iglesias y catedrales.

Durante los siglos XVI, XVII y XVIII, se publicaron diversos libros sobre el arte adivinatorio con varillas y sus aplicaciones en la búsqueda de minerales y corrientes de aguas subterráneas.
El nombre zahorí es consecuencia de una castellanización del nombre árabe zuhari, que se daba a los adivinadores de objetos ocultos en la tierra o geománticos.

La Inquisición condenó esta práctica en la Europa Medieval, asimilándola a la brujería y parece que muchos zahoríes fueron quemados en la hoguera acusados de brujos.

La radiestesia se considera físicamente como la reacción de algunas personas a los campos electromagnéticos. No obstante, en realidad no se sabe hasta el momento porqué funciona, pero funciona.
El fenómeno de la radiestesia dentro de las paraciencias, es uno de los pocos capítulos que si bien aún no se han podido medir los resultados obtenidos mediante aparatos científicos o pruebas de laboratorio, si se han visto resultados positivos en la casi mayoría de las prácticas de esta ciencia que han demostrado que son reales y comprobables a nivel práctico.

Como consecuencia de los estudios realizados por Albert Einstein, se establece que la energía es de naturaleza vibratoria y que la materia, que es una forma particular de energía, también emite radiaciones.

En los últimos años del siglo XVIII, en la Universidad de Saltzburgo y por primera vez en Europa, se realizaron prácticas de radiestesia con enfermos, todo ello bajo la supervisión del Rector y a raíz de ello se instituyó el péndulo como instrumento oficial en el diagnóstico médico.

Ya durante el siglo XX, se comienzan a tomar en serio las prácticas del zahorí a los que se acude con frecuencia, muy especialmente para la localización de aguas subterráneas y se crean las primeras asociaciones de radiestesistas.

Alexis Mermet (1.866 - 1.937) Presidente Honorario de la Association des amis de la radiesthésie, conocido como Príncipe de los radiestesistas, descubrió la teleradiestesia y fue conocido en todo el mundo por sus estudios sobre esta ciencia, llegando a utilizar esta técnica en la que se denominó medicina radiestésica o diagnóstico pendular.

De la misma forma que se podían localizar corrientes de aguas subterráneas con el péndulo, Mermet afirmaba que se podían localizar en las personas los órganos enfermos.

El argumento que Mermet utilizó fue que todas las sustancias, incluido el cuerpo humano, emitían radiaciones positivas y negativas que podían detectarse e incluso identificarse.

También ha sido muy utilizada la radiestesia en la arqueología o bien para buscar a personas, animales u objetos perdidos y para ello se ha usado el péndulo poniéndolo sobre un mapa o un plano para que este señale el lugar en que se encuentra el objeto buscado.

Durante la primera guerra mundial se utilizaron los métodos de la radiestesia para detectar minas y obuses sin estallar, que estaban aún ocultos bajo tierra.

Tanto Tesla como Marconi creadores de las radiocomunicaciones y la electrónica, practicaban la radiestesia.
 
 
 
 
La radiestesia (Parte 2)


El instrumento utilizado por el zahorí puede ser metálico o de madera y puede estar constituido por dos varillas en forma de "L" o una sola en forma de "Y". También se utiliza el péndulo.

Si no se tiene a mano un alambre apropiado, se puede utilizar el de dos perchas de ropa que una vez extendido el metal lo doblaremos con un ángulo de 90º, formando las dos "L".

El péndulo idóneo será de baquelita con la punta de hierro aunque podría servir perfectamente una plomada. Deberá estar suspendido de un hilo que no mida más de 25 cm, y puede ser de níquel, cobre, plata, oro o aluminio.

En la radiestesia se mantienen, a través de un sexto sentido, percepciones extrasensoriales originadas en el hemisferio cerebral derecho que se han venido ejercitando desde los orígenes del hombre.

En realidad el radiestesista es una persona sensitiva que está dotada de la facultad de percibir o detectar: vetas de minerales, corrientes de agua, lagos subterráneos, etc., a cualquier profundidad en la que se hallen, dado que nuestro organismo es un receptor que capta las radiaciones emitidas por otros cuerpos y por las diversas formas de energía. Esta sensibilidad se considera como una facultad supranormal y se basa en el rastreo de la psiquis por la parte profunda de la tierra ayudado por el péndulo, una varilla vegetal o unas varillas metálicas, que les sirve de medio para señalar el lugar en el que se encuentra el punto buscado.

En la práctica, todos tenemos ese poder y la posibilidad de utilizar con éxito estos instrumentos de radiestesia, aunque unos en mayor medida que otros, dependiendo del grado de concentración que pongamos en el trabajo a la hora de realizar una búsqueda bien sea con el péndulo o con las varillas.

Parece ser que el motivo de que no todos sirvamos para llevar a cabo con éxito este tipo de prácticas, es debido a que tan solo hemos desarrollado las funciones racionales que se llevan a cabo en el hemisferio izquierdo del cerebro, por lo que somos menos perceptivos e intuitivos; es por ello que para poder desarrollar esta facultad debemos prepararnos adecuadamente y de esta forma despertar en nosotros ese sexto sentido que nos haga captar las radiaciones o energías emitidas por todos los cuerpos que nos rodean.

La concentración es uno de los requisitos más importantes para un zahorí, dado que las distracciones podrían afectar en gran manera los resultados de la práctica de la radiestesia.

Para manejar las varillas metálicas a la hora de practicar la radiestesia, deberemos en primer lugar situarnos de pié con la espalda completamente recta. Sujetaremos las varillas con los brazos extendidos. Es conveniente llevar una brújula para dirigirnos nuestros pasos siempre hacia el norte. Mentalizarnos de que buscamos una corriente de agua y que esta se encuentra situada a nuestros pies. Caminamos pues en dirección Norte dado que las corrientes de agua subterráneas discurren en dirección Norte - Sur. En el momento en que encontremos una corriente de agua, notaremos como las varillas tenderán a cruzarse entre ellas .

En el caso de que utilicemos la varilla confeccionada con la rama de un árbol en forma de "Y", sería el mismo proceso que con las metálicas, solo que estas al llegar al punto en donde hay agua, ésta se levantaría hacia arriba.
En la tele-psicometría, la persona psíquica debe concentrarse en el objeto, animal, persona, etc., que desea buscarse; si se dispone de una fotografía, mucho mejor o también de algo que hubiese estado en contacto con el objeto buscado. Es entonces cuando se utiliza el mapa o plano y una vez situado frente a él, se va dividiendo el mapa en varios cuadrantes y se va poniendo el péndulo sobre cada uno de ellos. En el momento en que el péndulo empiece a moverse girando con gran rapidez , tendremos ya marcada la zona en donde se halla el objeto buscado.

Cuando intentemos detectar algo sobre un plano, mapa, fotografía, etc., deberemos sujetar el extremo del hilo en el que está sujeto el péndulo entre el dedo índice y el pulgar de la mano derecha manteniendo el puño cerrado. La mesa en la que se realice el trabajo deberá ser necesariamente de madera. Tomar la precaución de quitar previamente el reloj u objetos de metal y procurar estar alejados de cualquier aparato eléctrico. Los pies deben estar tocando el suelo, pero nunca mantenerlos cruzados, manteniendo el codo del brazo con el que se trabaja apoyado sobre la mesa y la mano izquierda deberá estar en contacto con el objeto que sirva de inicio para la búsqueda (la foto, el mapa, etc.,). El objeto sobre el que se va a pasar el péndulo deberá ponerse sobre una superficie blanca o negra.

Si el péndulo gira en sentido de las agujas del reloj, la respuesta es positiva, es decir SI; por el contrario si gira en sentido opuesto al sentido de las saetas del reloj, es negativa, es decir NO.
 
 
 
 
Los Muertos Vivientes del Vudú


La sola palabra vudú evoca espeluznantes imágenes de muertos vivientes, de muñecas de cera con alfileres clavados, y otros ritos igualmente oscuros.

En realidad, el vudú es una creencia religiosa sincrética, es decir, una mezcla de catolicismo y antiguas practicas africanas, incluidos elemento fetichistas y distintos tipos de magia, como la blanca, la negra y la gris, que es una mezcla de las dos anteriores.

Sin embargo, no se puede negar que la primera, la magia negra, es la más importante dentro del vudú y es la que le ha dado la imagen de que el vudú es, por fuerza, algo siniestro.

El origen del vudú es africano, pero fue llevado a Haití y Nueva Orleáns por los esclavos. Sus ritos se practican entre cantos, sonidos de tambores y danzas. Sus dioses -a loa- representan las preocupaciones comunes a toda la humanidad: el amor, la finitud de la vida y la protección del hogar.

En sus manifestaciones más agresivas, los houngan, o sacerdotes, sacrifican animales y elaboran las famosas muñecas de cera o trapo, que atravesadas con alfileres causan dolor a la persona que representan. Junto a esto, la creencia en los zombies - es decir, un muerto resucitado al servicio de un brujo- ha dado la vuelta al mundo.

Según una leyenda, un houngan rechazado por una joven la maldijo y esta murió poco tiempo después. Como el ataúd era demasiado pequeño para ella, le doblaron el cuello para que pudiera caber en él. Mas tarde, durante el velorio uno de los asistentes tiro su cigarrillo, que cayo sobre uno de los pies de la difunta y le hizo una pequeña quemadura. Después de unos meses corrió el rumor de que la muerta acompañaba al sacerdote rechazado. Pasaron los años y cierto día al joven reapareció en su casa. Explico que el houngan se había arrepentido y liberado a todos sus zombies. Quienes habían asistido al velorio, descubrieron con asombro el cuello intacto de la joven y la cicatriz de la quemadura en el pie.

También se cuenta que Joseph, un houngan, disponía de zombies para el corte de caña en una plantación cercana a Puerto Príncipe, la capital de Haití. La responsable de cuidar a los zombies era su mujer, quien cometió el error de alimentarlos con comida salada. Apenas probaron la sal -sustancia que permite que descubran su situación de muertos en vida-, los zombies emprendieron el camino de regreso a su pueblo natal. Al llegar y ser reconocido por sus familiares, éstos trataron de hablar con ellos, pero los zombies no se detuvieron y continuaron su desfile hacia el cementerio. Allí, cavaron con las manos en busca de sus tumbas. Tan pronto entraron en contacto con la tierra se convirtieron en cadáveres putrefactos.

Los Muertos Vivientes del Vudú (ciencia) estos relatos espeluznantes congelaron la sangre del espectador de principios de siglo, de la misma forma que la del lector contemporáneo. Sin embargo, sin menospreciar la fe de los creyentes en el vudú, se debe reconocer que los houngans posee un gran conocimiento del cuerpo humano y de las propiedades de las plantas que pueden causar efectos como los ya descritos.

Para respaldar esta tesis, es necesario recurrir a la experiencia de una de las víctimas de esta poderosa hechicería. Clarivius Narcisse, habitante del pueblo de L’Estere, en Haití, siempre había gozado de excelente salud, pero cierto día de 1962 de manera repentina e inexplicable enfermó, así que su hermana lo llevó a un hospital. El paciente apenas podía respirar. Su corazón perdía fuerza y el estomago le ardía. De pronto sintió que se quedaba helado y oyó que el medico le decía a su hermana -lo siento, esta muerto-. Clarivius quiso gritar que estaba vivo, pero no podía moverse. El medico lo examino una vez mas, le cubrió la cabeza con una sabana y firmo el certificado de defunción. Mas tarde, cuando sus amigos lo velaban, Narcisse podía verlos y oírlos, aunque no experimentaba ninguna emoción. En el cementerio oyó los lamentos de la gente y el ruido de la tierra que cubría su ataúd. Su siguiente recuerdo es que estaba de pie junto a su tumba en un estado semejante al trance. Dos hombre rellenaron su fosa, y con una cuerda atada a sus muñecas los condujeron a una granja, donde se convirtió en uno de los casi cien esclavos que trabajaban en ese lugar. El doctor Lamarque Douyon, director del centro psiquiátrico de Puerto Príncipe.

En Haití, afirma que uno de los efectos de las drogas que utilizan los brujos practicantes del vudú, es aparentar la muerte a la perfección. Las víctimas pasan por este periodo de inconsciencia que termina cuando son sacadas de su sepulcro, pero durante su actividad agrícola también les administran narcóticos.

Esta muerte aparente se puede apreciar también el drama de Romeo y Julieta. Narcisse que permaneció al menos dos años en ese estado, hasta que por alguna razón su explotador dejó de administrarles los fármacos a los zombies, quienes despertaron de su sopor y casi de inmediato mataron a su guardia.

Al parecer, todos recuperaron sus facultades y, tras una espera de 18 años, Narcisse volvió a su pueblo natal. No volvió antes por que sospechaba que su hermano -fallecido para la época en que Narcisse regreso- era el culpable de que el houngan lo embrujara.
 
 
 
 
Chamanismo


El Chamanismo es uno de los antiguos artes menos comprendido y que ha sufrido diversas transformaciones de acuerdo al lugar en donde se aplique.

Casi se menciona al chamán del pueblo como inculto, agorero, supersticioso, hechicero y es hasta temido, cuando antiguamente era el médico, el sabio, consejero, consultor del cielo y las cosechas y debido al avance de las ciencias poco a poco, inclusive él mismo, en lugar de plegarse a los nuevos tiempos, se ha aislado innecesariamente.

Actualmente el verdadero chamán o mago, posee el manejo de las diferentes entidades, energías y elementos de la naturaleza. Su arte maneja fuerzas todavía no analizables y es transmitida de maestros a discípulos de manera directa.

Algunos conversan con las plantas y animales ya sea en sueños, directamente o estimulados por plantas sagradas entre las que figuran el tabaco, coca, cactus, ayahuasca, etc. En América del Sur principalmente se utiliza el cactus San Pedro (Trichocereus pachanoi) y la Coca (Erythrxylum coca).

El verdadero chamanismo existe y está muy cerca nuestro. No son supersticiones. La radiestesia y la radiónica son dos de las nuevas ciencias que vienen demostrando al mundo el valor que tiene una foto, los nombres, el aura, las invocaciones.

Una foto puede ser manejada a voluntad del operante y hacer mucho bien o mal de acuerdo al género del practicante. La magia negra o blanca no existen como tales, sino que depende del chamán o mago.

La palabra shaman podría derivar del tunguso (tungús pueblo mongol e Siberia oriental) "el exaltado" y también se le encuentra entre los Buriatos y los Yakutes. No tiene diferencias entre el hombre y la mujer.

El chamanismo tiene que demostrar poder, tiene que demostrar efectividad, de otra manera no lo es. No hay lugar a las especulaciones ni a discusiones filosóficas.

La práctica del chamanismo es obligada en todo aquel que se encuentre en el camino del despertamiento de las fuerzas interiores. Es un acercamiento con los cuatro elementos de la naturaleza en toda su potencia y esplendor y el manejo de las cinco energías para armonizar las fuerzas ocultas interiores y del entorno.

Por supuesto que estas prácticas no están exentas de personas falsas y estafadores, que sería lo menos dañino, sino que podrían ser empleadas estas fuerzas superiores para hacer el mal. Es más fácil hacer el mal que el bien ya que juega de la mano con los principios de la evolución con sus trabas, impedimentos, para que sólo sobrevivan las especies más fuertes e ir perfeccionando la creación a menudo despiadada.

Sin embargo, el otro lado, el del bien, tiene su contraparte en vibraciones mucho más sutiles y de ascenso o perfeccionamiento en niveles más elevados de conciencia. De allí que en el proceso de evolución sea materia muy importante de dominio del místico o iniciado. Cuando se utilizan las diferentes sustancias como brebajes, unguentos, se estimulan los diversos chakras o centros de energía del cuerpo produciendo vibración adicional en grandes y variadas cantidades. Estas vibraciones se pueden manejar de dos maneras principales: como éxtasis o alucionaciones vanas o como elemento propiciador de evolución superior, ambos extremos separados por un hilo tan delgado que se identifica como el filo de una navaja, el paso de la evolución a la involución es muy corto.

El chamanismo, debe ser practicado con previo ascenso evolutivo, con preparación muy cercana del Maestro, siendo así es una práctica de mucho valor dentro del Camino de la Realización Espiritual.

 

 

 

La ouija


Pitágoras en el año 540 antes de Cristo utilizaba un medio parecido al la actual ouija, en los que una tabla que se movía con ruedas hacia signos que el filósofo y uno de sus estudiantes interpretaban a todos los presentes como revelaciones del mundo del más allá.

También en China, antes del nacimiento de Confucio, se usaba algo similar,para comunicarse con los espíritus de los muertos.

En 1853, en Francia, el espiritualista M. Planchette, diseñó un tablero ouija que es muy similar a la que hoy día conocemos. Elija J. Nond, en Estados Unidos, le hizo algunas variaciones; William Fuld compró los derechos y poco después la patentizó. Ya en 1966, Parker Brothers le compró los derechos a William Fuld y ha sido desde entonces su fabricante.

La ouija es el método más utilizado y el más conocido para contactar con los espíritus, sin embargo, este sistema de comunicación es el más desacreditado debido al uso informal que se le está dando, puesto que se le toma como si se tratase de un juego superficial. Cuando se utiliza con intenciones espirituales elevadas no se le debe temer temer.

Para el profesor Francisco de Asís Rovatti, quien tiene editado un interesante manual de instrucciones sobre el manejo de la ouija, dice que: "La Melo-telequineisa corresponde exactamente a movimientos musculares involuntarios y subconscientes del experimentador o experimentadores.

No quiere decir esto que se trate de un fenómeno simple como puede parecer por las explicaciones dadas. En realidad es un sistema ce comunicaciones con el subconsciente cuyas informaciones y formas de elaboración de respuestas nada tiene que ver con nuestra mente tan sujeta a equivocaciones.

Puede darse el caso, en determinadas circunstancias, que se produzca una auténtica telequinesis, es decir qué la ouija se mueva sin ningún contacto de los dedos, esto ocurre cuando la capacidad de concentración de los sujetos experimentadores alcanza límites paranormales exteriorizándose entonces una salida de energía psíquica denominada psicorragia. Pero, esto puede ocurrir en algunas y raras ocasiones. Se trata de vivencias subconscientes de los asistentes.

Existe a pesar de ello una situación que debemos poner muy de manifiesto, y es que nuestro Yo profundo, nuestro subconsciente capta informaciones de otros, y si tenemos en cuenta las demostraciones científicas de la supervivencia del Yo Transcendente después de la muerte física no podemos dejar de lado la posibilidad de que estados de relajación dirigidos a la obtención de informaciones o mensajes, estos pueden ser sugeridos o dirigidos por otras fuerzas que actuarían sobre nosotros. No se trata de hechos frecuentes, son por el contrario muy raros, pero que no se pueden descartar en la experimentación que nos ocupa"

Los participantes deben prescindir de miedos o fobias hacia los espíritus desencarnados y permanecer totalmente relajados. Cuando la ouija se practica bajo el efecto del alcohol o cualquier droga puede traer como consecuencia efectos y resultados desagradables.

Los primeros momentos de la mañana o de la noche son los mejores para practicar con la tabla ouija, dado que es la hora en la que los espíritus desencarnados acuden con más frecuencia a la mesa, pues las horas de más luz crean interferencias.
El número de participantes idóneo es de tres a seis; un número mayor pude dispersar la la fuerza psíquica y si es un número menor de tres no se genera suficiente fuerza.

La ouija es un tablero en donde están escritas todas las letras del alfabeto de forma circular o semicircular. También deben estar escritos en el tablero los números del cero al nueve ; las palabras: si y no; las frases: no lo sé y pregunta mejor y la palabra adiós.

En la práctica de la ouija los participantes ponen el dedo índice sobre el vaso o copa de cristal (vueltas del revés), rueda, plancha (ligero de peso para que pueda éste pueda deslizarse con facilidad).

Los participantes de la sesión deben presionar suavemente el vaso y este se deslizará sobre cada una de las letras que forman la frase dictada por el espíritu para contestar a las preguntas del médium.

Se debe formular una pregunta al principio de cada sesión como: ¿hay alguien aquí? o ¿si hay alguien aquí que se manifieste? por ejemplo, y seguidamente cuando el "espíritu" responda SÍ moviendo el vaso hacia las letras que corresponden a la respuesta se puede seguir interrogando: ¿como te llamas?....Además se debe tomar nota de las repuestas para tener antecedentes en otras sesiones en caso de que se presente la misma entidad espiritual. Las preguntas deberán ser más enfocadas hacia lo espiritual o como consejos para aliviar el sufrimiento moral o psíquico que hacia lo material, puesto que los espíritus tienen una gran capacidad para ayudar en este sentido.

Los expertos en este tema de la tabla ouija, aconsejan que las sesiones se lleven a cabo durante la fase de luna llena, puesto que las comunicaciones son más claras, aunque no por ello la práctica puedan conducirnos a obtener resultados peligrosos. También se recomienda crear un ambiente propicio en el lugar en donde se vaya a realizar la sesión, como por ejemplo quemar varillas de incienso, poner algún ramo de flores, encender alguna vela y procurar que haya una luz muy suave. Para comenzar con buen camino la sesión ouija, se deberían unir las manos como en el caso de la sesión espiritista y entonar un mantra.

Se debe guardar absoluto silencio por parte de los participantes en la sesión de ouija, excepto la voz del médium que se escuchará única y exclusivamente cuando formule las preguntas a los entes espirituales que las realizará con todo el respeto y máxima amabilidad.
En el caso de que los entes que se presenten sean siempre de mala naturaleza, es debido a que alguien de los que están en la sesión de la tabla ouija no tiene las buenas vibraciones requeridas para estar en el grupo de trabajo.

 

 

 

 

Las Psicografías


Existen médiums que se comunican con los espíritus a través de la escritura automática. En su práctica se apoya la pluma, lápiz o bolígrafo entre el dedo índice y el papel.

El brazo a través del cual se escribe se ve recorrido por unas vibraciones intensas y la mano del médium comenzará a moverse de una forma que no es habitual, como si fuese empujada por una fuerza ajena y la pluma comenzará a escribir de forma espontánea o como respuesta a una pregunta del médium, con unos caracteres totalmente diferentes a los del médium. También se da el fenómeno de que cuando el médium se comunica con varios espíritus la caligrafía es totalmente diferente en cada caso, es decir que la escritura obtenida encada sesión, no recuerda por lo general las características de la del médium o la de cada uno de los espíritus que se han comunicado, tanto en sus rasgos como en característica y estilo.

La escritura cuando realmente es una psicografía, es totalmente legible en todos los casos, excepto en algún caso aislado en el que se dibujan signos y entonces habría que interpretar su significado pacientemente.

Los mensajes escritos por el médium son redactados por lo general en el mismo idioma que habla el médium, aunque en algunas ocasiones puede venir escrito en el idioma de otra país, en una lengua desconocida en la Tierra e incluso con dibujos como si de un geroglífico se tratase o bien con signos taquigráficos.
El médium que realiza la escritura automática, normalmente, no siente la mano durante el período que dura la sesión; suele estar todo el tiempo en estado de inconsciencia o semi-inconsciencia, por lo que no sabe nada de lo que está escribiendo, aunque en algunos pocos casos el médium si ha sido consciente pero ha tenido una ligera alteración de la consciencia.

Las personas que han tenido esta experiencia coinciden en afirmar que al principio se limitan a dibujar figuras y líneas poco significativas, pero que esto supone el paso previo como de "precalentamiento" o gimnasia para la mano y de esta forma se va sensibilizando y así llega a ser capaz de escribir correctamente el mensaje que el ser de la otra dimensión quiere comunicarle.

Es curioso que en algunas ocasiones el espíritu se comunica escribiendo de forma invertida por lo que para leer el texto habrá que ponerlo ante un espejo; también puede ocurrir que el texto de la comunicación se haga invirtiendo el orden de las letras en cada palabra o sea que ponga por ejemplo: "anañam" en vez de "mañana".

Algunos médiums son capaces de conseguir que la pluma escriba miles de palabras en muy pocos minutos, dado que el utensilio de escritura se mueve a una gran velocidad. Las personas sensibles suelen ser las mejores para la práctica de la escritura automática. Se han dado casos de médiums que no sabían escribir e incluso de niños de pecho que han conseguido psicografías extraordinarias.
En algunas ocasiones el médium hace sobre el papel dibujos explicativos o complementarios del mensaje. Cuando se trata de mensajes de seres extraterrestres los dibujos llevan normalmente unas líneas formando caras con unos ojos grandes y oblicuos.

El espíritu que se comunica frecuentemente con algún médium, suele en primer lugar dibujar unos signos, siempre los mismos, para identificarse, como si se tratara de un logotipo y que tienen un poder mandálico, invitando al médium antes del ejercicio de escritura automática a meditar con estos signos para relajar su cuerpo y su mente.

La práctica de la escritura automática suele ser muy peligrosa para aquellas personas que sufren trastornos psicológicos como: depresiones o fobias, por ejemplo o bien sean personas asustadizas. Son requisitos muy indispensables de la personalidad del médium, el autodominio y la frialdad para realizar la experiencia de la psicografía.

La escritura automática es un medio excelente para enriquecer la personalidad siempre que sea bien utilizada, pero si se utiliza mal, puede llevarnos a la locura.

 

 


La Sábana Santa


La Sábana Santa es un sudario en el que se aprecian huellas frontales y dorsales de la imagen de un hombre que murió por crucifixión y ésta mide 4'36 metros de largo, por 1'10 metros de ancho.

La Sábana Santa fue fotografiada por primera vez en el año 1898 por Secondo Pía, quién estuvo autorizado por la casa de Saboya a obtener imágenes fotográficas por primera vez en la historia del lienzo. Al contemplar el negativo obtenido de la primera toma fotográfica se pudo contemplar la figura en positivo de un hombre crucificado. Este fenómeno se produce cada vez que en tomas posteriores de la Sábana Santa, no existiendo ningún antecedente comparable con este caso en el que un pintor realizara una obra invirtiendo el claroscuro para plasmar el negativo de una imagen sobre un lienzo. Naturalmente, el negativo de los objetos, tan solo se ha conocido desde que se descubrió la fotografía.

Numerosos científicos e investigadores que han intervenido en los estudios minuciosos sobre el lienzo, afirman que la imagen no ha sido pintada y que las huellas han sido impresas por el cadáver de un hombre crucificado.

Al procesar los datos obtenidos por un ordenador, se revela que la imagen del lienzo posee propiedades tridimensionales y que nada tiene que ver con el proceso fotográfico o de la pintura.

En la imagen de la Sábana Santa se pueden apreciar marcas de heridas habidas en diferentes partes del cuerpo y se confirma en los estudios realizados que éstas son anatómicamente perfectas, como por ejemplo un halo de suero que hay alrededor de las manchas de sangre; las salpicaduras y sinuosidades de los regueros de sangre; hinchazón del abdomen; las huellas dejadas por la corona de espinas en la cabeza, las huellas también de los clavos en las manos; la herida producida por la lanza en el costado derecho, etc..

Desde la segunda mitad del siglo XIV, existen testimonios históricos de que el lienzo procedía de Oriente (Edesa, Costantinopla), de donde sería transportada a Europa durante las Cruzadas.

La Sábana Santa fue cedida a los Saboya en el año 1.453. Posteriormente fue trasladada junto a la familia Saboya hasta Piamonte.

Desde el año 1.578 la Sábana Santa fue conservada en la Catedral de Turín, cuando llegó a la antigua capital del Ducado de Saboya, Chambéry.

El día 14 de septiembre del año 1.578 el duque Emanuele Filiberto traslada la Sábana Santa a Turín, dado que el Arzobispo Carlo Borromeo había hecho promesa de venerar el lienzo y éste se trasladaba hacia su residencia , de esta forma el duque le acortó una gran parte de este largo viaje.

Desde el año 1.694. la Sábana Santa, es depositada en la capilla que construyó Guarino Gaurini entre el Palacio Real y la Catedral.

Desde el año 1.983, la Sábana Santa pasó a ser propiedad de la Santa Sede, donación que hizo Umberto II de Saboya al Papa.

Algunos expertos intentan demostrar que el lienzo es de origen medieval, mientras que otros, movidos por la fe, defienden que la Sábana Santa envolvió el cuerpo de Jesucristo y que ésta es una prueba de su resurección.

A pesar de las diversas pruebas realizadas con muestras de la Sábana Santa, como por ejemplo la del Carbono14, sigue existiendo la polémica de si el lienzo pertenece a la edad Media o fue el lienzo que envolvió el cuerpo de Jesucristo.

Aunque han sido numerosos los titulares publicados en prensa y televisión que confirmaban el reconocimiento de la Iglesia Católica de que la Sábana Santa después de las pruebas a las que ha sido sometida, pertenece a la edad Media, Su Santidad el Papa Juan Pablo II rechaza la posibilidad de que pueda tratarse de un simple icono y afirma que la Iglesia nunca se ha pronunciado en este sentido.

Parece ser que el obispo Pierre D'Arcis informó al Papa de _Avignon, Clemente VII, que cuando Henri de Poitiers estaba al frente del Obispado de Troyes, éste declaró que el tema del lienzo era un fraude, puesto que había sido pintado en aquellos días por un genio de la pintura y que por consiguiente nada tenía que ver con lo milagroso.

Enterado de esto el Papa Clemente VII, declaró que no se trataba del lienzo que había envuelto a Jesucristo, sino de un lienzo pintado.

Durante la Edad Media, salieron de Europa y se repartieron por diferentes paises más de cuarenta sudarios de Jesucristo.
A finales de la década de los años 70, el forense Walter McCrone demostró que la Sábana Santa no contenía huella alguna de sangre y que se trataba de una pintura.

Anteriormente, en el año 1.973, Max Frei, palinólogo; tras tomar algunas muestras del polvo depositado en 12 puntos de la sábana y después de analizarlos detenidamente, detectó presencia de polen de 30 diferentes especies que se daban en Oriente Próximo y que no existían en Europa. No obstante se duda de la veracidad de sus análisis y han llegado a declarar algunos investigadores que el polen pudo haberlo depositado el viento o que fue transportado por los visitantes del lienzo.
En el año 1.997 la NASA realizó también pruebas sobre el sudario, descubriendo mediante una minuciosa elaboración por ordenador y utilizando altos planos de ampliación, que sobre los párpados de ambos ojos en el rostro plasmado en el lienzo, se había depositado una moneda con el fin de cerrar los ojos del cadáver.

Las monedas eran de curso legal en la época de Cristo y se trataba de un "lepton" apreciándose la inscripción en griego de "Tiberio Cesar"; había sido acuñada en el año XVI del imperio de Tiberio.

En el año 1.988 la Santa Sede autorizó a que la Sábana Santa fuese sometida a la datación mediante radiocarbono. Las conclusiones fueron que la edad del sudario se situaba entre los años 1.260 y 1.390, según los análisis realizados simultáneamente por científicos de Estados Unidos, Gran Bretaña y Suiza.

Según el biofísico John Heller, después de realizar un minuciosos examen de las muestras del lienzo, confirmó que sin lugar a dudas había sangre humana y ésta era del tipo AB, que es además el más frecuente entre los hebreos y también llegó a las conclusiones de que el lienzo contenía unas características muy peculiares, como la absoluta superficialidad, extrema pormenorización, estabilidad térmica y química plenas, comprobada ausencia de pigmentación de cualquier tipo, estabilidad en el agua, no direccionalidad, negatividad y tridimensionalidad, que obligaban a descartar las técnicas conocidas para realizar la imagen, es decir: tinte, polvo, tintura, vaporigrafía, vapor, contacto, etc...
La Sábana Santa ha sobrevivido a lo largo de su historia a 3 incendios. El primero se supone que fue antes del año 1.200; el segundo en el año 1.532 y el tercero durante la noche del 11 al 12 de Abril de 1.997. A las 11:45 de dicho día, el párroco de San Juan Bautista, padre Francesco Barbero dio la voz de alarma, tras ser informado por un guardia del Palacio Real.

 

 

 

Glosolalia (Parte 1)


El don de lenguas se ha registrado, a lo largo de los siglos, en numerosas culturas y situaciones. Pero, ¿cuál es la causa de estos extraños accesos?

El hablar en lenguas -especialmente en la lengua de los fantasmas, antepasados, espíritus, dioses y animales totémicos- todavía figura en el repertorio de los shamanes y hechiceros en las sociedades primitivas de todo el mundo. De hecho, no hay otra técnica de comunicación sobrenatural que esté más extendida.

En el caso de los espíritus africanos «Zar», que en tribus dominadas por los hombres causan a algunas mujeres enfermedades psicosomáticas, se adivina un cierto sentido de justicia poética. La víctima de la «posesión», efectivamente, es, siempre una mujer, y el «intérprete» -o exorcista- es también otra mujer. La exorcista se dirige al espíritu Zar en su propio lenguaje esotérico, que no puede ser comprendido sin su intervención. El Zar solicita espléndidas ropas, perfumes y otros artículos de lujo a través de los labios de sus víctimas; por un precio módico, la exorcista interpreta estas peticiones para que el marido sepa de qué se trata. La mujer enferma llegará a reponerse si las demandas del espíritu se cumplen.

La posición que ocupan los shamanes en sus sociedades corresponde más o menos a la de los sacerdotes y los antiguos santos en el mundo cristiano. Desde finales del siglo I d.C., un cristiano corriente que hablara en «lenguas» habría sido exorcizado en el mejor de los casos, o ejecutado en el peor de ellos, por «traficar con el demonio». Pero también algunos santos fueron conspicuos glosolalistas: San Pacomio, abad egipcio, afirmaba que hablaba con los ángeles, y escribía en un alfabeto místico comprensible sólo para aquellos que se hallaban en un estado de gracia especial y bendecidos de la misma forma que él. La alemana Santa Hildegard (1098-1179) hablaba y escribía -con un alfabeto desconocido- un lenguaje extraño que tradujo al alemán. Muestras de él se conservaron, publicaron y analizaron, llegándose finalmente a calificar de revoltijo de alemán latín y hebreo mutilado.


Glosolalia y Marginación

La glosolalia estuvo de moda después de la Reforma -aunque ni Lutero ni Calvino la incluyeron en sus doctrinas. Al parecer, el hablar en lenguas era frecuentemente una expresión de tensión. Por ejemplo, la violenta controversia entre jesuitas y jansenistas, que duró casi 80 años, provocó la aparición de glosolalistas entre estos últimos. Coincidiendo con esto, en aquel período ocurrieron extraordinarios incidentes entre los camisards, franceses protestantes que vivían en las montañas de las Cévennes. Cuando su libertad de culto fue revocada en 1685 y se intentó imponerles la fe católica, se sublevaron. Tres mil de ellos resistieron frente a las tropas monárquicas (unos 60.000 hombres), hasta que finalmente sucumbieron en 1705. La enorme tensión que afectaba a estas comunidades guerrilleras, continuamente acosadas y sujetas a tremendas atrocidades una vez capturadas, dio lugar a sucesos paranormales, incluyendo estallidos de xenolalia. Miles de «pequeños profetas de las Cévennes», niños de 15 meses en adelante, predicaban interminables sermones en un francés excelente, lengua bastante diferente de su propio dialecto holandés.

Algunos camisards emigraron a Inglaterra. Tuvieron influencia sobre los «Entusiastas» ingleses, tal como eran llamados por entonces los Cristianos Carismáticos. Dos generaciones más tarde, Ann Lee, fundadora de la Sociedad Unida de Creyentes en la Segunda Aparición de Cristo (los «shakers»), hablaba en lenguas. Al ser examinada por cuatro eruditos sacerdotes anglicanos, se dirigió a ellos en varias lenguas aparentemente identificables. Acobardados, sin duda, por los conocimientos de que hacía gala Ann Lee, aconsejaron que se la dejara en paz; pero la persecución la obligó a emigrar a América.

En las comunidades de shakers, las danzas rituales, que constituían la principal manifestación de culto, desembocaban a menudo en estallidos de glosolalia. Algo parecido sucedió con los mormones (la Iglesia de Jesucristo de los Santos Modernos): su mismo fundador, Joseph Smith (1805-1844), era glosolalista, y sus artículos de fe afirmaban: «Creemos en el don de las lenguas... (y) en la interpretación de las lenguas.» En una ocasión, un glosolalista mormón pronunció toda una disertación sobre la caza en la lengua de los indios choctaw. Fue inmediatamente interpretada como un relato florido de las glorias que habría de traer consigo la terminación del templo mormón de Salt Lake City. Los mormones modernos consideran el don de lenguas como un fenómeno real, pero de limitado valor espiritual, y es comprensible que la desaprueben.

A partir de 1830, no pasó un año sin que alguien hablara en lenguas en algún lugar de la Iglesia Cristiana. En Escandinavia, en los años 1840, se declararon epidemias del llamado «mal del sermón» -«entusiasmo» histérico durante el culto- que incluía la glosolalia. En los años 1850 el gran resurgimiento en la Iglesia Ortodoxa rusa en Armenia dio lugar a una expansión del don de lenguas en aquella zona hasta los años 1900. A finales del siglo se produjeron accesos de glosolalia en sectas del movimiento Carismático pertenecientes a lugares tan apartados entre sí como Carolina del Norte y Estonia.

 
 
 
 
 
Glosolalia (Parte 2)


Una Señal Del Espíritu

La moda, extendida por todo el mundo, de hablar en lenguas influyó en un grupo de 40 estudiantes de la escuela de Bethel, en Topeka (Kansas, Estados Unidos). Decidieron unánimemente que «lo que les faltaba» en su expepencia cristiana era el bautismo del Espíritu Santo, cuya señal era el don de lenguas. El 31 de diciembre de 1900, un pastor, C. F. Parham, impuso las manos a un estudiante, el cual empezó a emitir un torrente de sílabas ininteligibles. Otros treinta siguieron su ejemplo en días sucesivos. Esto marcó el inicio del moderno Pentecostalismo.

Efectivamente, el hecho de hablar en lenguas tiene un lugar señalado en el culto Pentecostalista, pero igualmente importante es el don de la interpretación de lenguas: un fiel comienza a hablar en un idioma que nadie conoce, e instantáneamente otro fiel se pone a traducirlo, aunque tampoco conozca la lengua. Si bien este fenómeno es poco frecuente, no deja por ello de ser extraordinario.


Un pentecostalista, Axel Blomquist, relata la siguiente experiencia:

"Recibimos la visita de un misionero de la India que nos acompañó a visitar a una familia con la que oramos. Al orar vino el Espíritu Santo sobre mí y empecé a hablar un idioma que nunca había conocido ni hablado antes. Al terminar la oración, conmovido, el misionero dijo: «Esto es algo extraordinario, el hermano Axel acaba de hablar precisamente en el idioma que estamos usando donde yo estoy sirviendo a Dios en la India. Ha sido un mensaje de consuelo y aliento para alguna persona que debe estar agobiada y triste. Un mensaje de perdón y restauración. He observado especialmente cómo el hermano repetía la expresión "oh mujer", fórmula de respeto que se utiliza en la India para hablar a las damas nobles."

Esta y muchas otras experiencias espectaculares de este tipo son frecuentes en las iglesias pentecostalistas.

De hecho, algunas de estas actividades se hicieron famosas -o escandalosas- entre las dos guerras mundiales. En América se fundó en 1921 la Iglesia Internacional del Verdadero Evangelio, encabezada por Aimée Semple McPherson, cuyo cuartel general se hallaba en su templo de Hollywood. Ciertamente, competía con la propia meca del cine por el atractivo de su presentación del evangelio y la belleza de su coro de «ángeles». En Inglaterra, George Jeffreys llenó el Albert Hall todos los domingos de Pascua desde 1926 hasta 1939 con miembros del Verdadero Evangelio de Elim. Aunque el énfasis sobre el don de lenguas ha disminuido un tanto, todos los pentecostalistas del mundo -que suman unos 20 millones creen que existe y que es una señal de la presencia del Espíritu Santo. Actualmente, la mayor de las comunidades pentecostalistas, las Asambleas de Dios, poseen congregaciones en casi todos los países, entre ellos España.

Varios miembros de la Iglesia Pentecostalista de Barcelona afirman actualmente haber recibido «el bautismo del Espíritu Santo», y haber hablado en lenguas. Sin embargo, según ellos, éste no es el único don del Espíritu Santo. Apoyándose en las palabras de San Pablo (I-Cor XII-4,11), declaran que «hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo». Los otros dones son la sabiduría, la ciencia, la fe, el don de sanar, la profecía, los milagros y la interpretación de lenguas desconocidas. Uno de los miembros de esta Iglesia, E.H.B., de 24 años de edad, declaraba en 1981 que antes de su conversión «el hastío y el vacío eran su pan de cada día» y que «a los 23 años era un hombre acabado y sin ganas de vivir, que creía haber llegado al fin de su camino». Después de haber vivido una vida bohemia, de haber militado en un partido, de haber pasado por la cárcel y por las drogas, conoció el Pentecostalismo, que contribuyó a cambiar su vida.


¿Espíritu Santo o Espíritus?

El don de lenguas continuó manifestándose también en otros contextos cristianos. Fue uno de los signos que afectaron a una famosa estigmatizada, Teresa Neumann, que vivió toda su vida en Baviera. El Viernes Santo de 1926 aparecieron estigmas sobre su cuerpo, y pareció revivir la pasión de Cristo, emitiendo palabras y frases en arameo (algunas de ellas correspondían, al parecer, con toda exactitud a las palabras pronunciadas por Cristo en la Cruz). Algunos observadores creyeron que estaba en comunicación mediúmnica con algún testigo contemporáneo de la crucifixión de Cristo.

Esto enlaza la glosolalia con el mundo del espiritismo. A medida que el espiritismo se desarrollaba durante el siglo pasado, se hacían más frecuentes los estallidos del don de lenguas en médiums. Algunos de estos afirmaban que los espíritus hablaban a través de ellos en lenguas desconocidas para los propios médiums y para todos los presentes, excepto para aquellos a quienes se dirigían los mensajes. Algunas veces ninguno de los asistentes entendía lo que se decía hasta que se pedía la colaboración de un lingüista. Otros médiums eran especialistas en la «voz directa»: palabras del espíritu emanadas del aire que les rodeaba, incluso mientras los médiums estaban conversando con los presentes. Algunos eran también «clarioyentes»: «oían» voces que a menudo hablaban en lenguas que no comprendían, y repetían las palabras lo mejor que podían.

Un caso típico fue el de una médium inglesa conocida como Rosemary, que en los años treinta empezó a revelar recuerdos de antiguas encarnaciones, las más importantes de las cuales pertenecía al antiguo Egipto. Un egiptólogo, Howard Hulme, la examinó. Rosemary «oyó» palabras en lengua egipcia, y más tarde Nona, el espíritu de una egipcia que había conocido en su vida anterior, habló a través de ella. Se hicieron grabaciones de algunas de aquellas sesiones. Una vez, durante casi dos horas, Nona contestó las preguntas que Hulme había preparado: en aquella sesión emitía sonidos que parecían ser aspiraciones guturales, consonantes extrañas y construcciones peculiares de una lengua que murió hace 3.000 años. Desgraciadamente, nadie sabe en la actualidad cómo se pronunciaba la antigua lengua egipcia. Un grupo de expertos, tras haber analizado las frases pronunciadas por Rosemary, emitió un juicio ambiguo.

A pesar del interés que el don de lenguas ha despertado durante cientos de años, su interpretación permanece todavía abierta.

Lo cierto es que muchos casos han recibido explicación. Cuando las monjas ursulinas de Loudun (Francia) fueron «poseídas» por el demonio en los años 1630, al parecer como consecuencia de un hechizo del que era responsable su capellán, Urbain Grandier, empezaron a balbucear en «lenguas»: se afirmó que hablaban en latín, griego, español, italiano, turco e incluso en la lengua de los pieles rojas. Actualmente se ha podido averiguar que las hermanas, en realidad, padecían histeria, y gran parte de los modernos relatos sobre las «posesiones» de Loudun les atribuyen una mera frustración sexual.

Pero, en definitiva, la glosolalia ¿es el producto de niveles subconscientes de la mente? ¿Poseemos todos en nuestro interior un «santo» que habla «con la lengua de los ángeles»? ¿Acaso un médium que habla en una lengua al parecer desconocida para él, está recordando de hecho palabras vistas y oídas durante su vida, que habían quedado almacenadas en el inconsciente? ¿O es la xenolalia el resultado de una «lectura» en las mentes de los hablantes nativos de la lengua que se está produciendo?

Las modernas investigaciones han contribuido poco a esclarecer estas conjeturas. Tampoco pueden asegurar que los hablantes en lenguas están directamente inspirados por Dios, o que están poseídos por los espíritus de los muertos. Como ocurre siempre, tales explicaciones dependen de la fe que cada uno haya depositado en ellas.